Las principales bolsas chinas, Shanghai y Shenzen, han cerrado la jornada de este viernes con avances próximos o superiores al 5%, con lo que han logrado sumar su segunda jornada en positivo tras la debacle que sufrieron a principios de la semana, principalmente el ‘lunes negro’, donde llegaron a perder un 8%.

Tras cerrar ayer Wall Street con repuntes superiores al 2% en sus principales índices (Dow Jones, Nasdaq y S&P 500), la Bolsa de Shanghai ha cerrado hoy con un avance del 4,9%, hasta los 3.234 puntos, mientras que la Bolsa de Shenzen, la segunda más importante de China, ha terminado la sesión con una subida del 5,3%, hasta los 10.800 puntos. De este modo, según recoge la agencia Europa Press, el índice CSI300, que agrupa las mayores compañías cotizadas en Shanghai y Shenzen, subió un 4,2%, hasta los 3.342 puntos.

Por su parte, la Bolsa de Hong Kong ganó en torno un 0,3% y la de Taiwan un 2,5%, mientras que el Nikkei, índice de referencia de la Bolsa de Tokio (Japón), ha cerrado la jornada de este viernes con un repunte del 3%, encadenando así tres días de ascensos.

La tormenta china ha soplado con fuerza en los mercados europeos en los últimos días. Sin embargo, las bolsas asiáticas lograron cerrar ayer con notables avances, lo que impulsó al alza a las principales plazas del Viejo Continente.

El Ibex 35, el principal indicador español, se anotó ayer una subida del 3,06%, borrando las pérdidas semanales provocadas por las dudas sobre la economía china, y hoy ha abierto la jornada con un repunte del 0,3%, que le ha llevado a plantarse en la cota de los 10.300 puntos.