El Trending Topic más longevo del día recoge el enfado de los aficionados del fútbol con Antena3 por marginar a tres equipos. El problema es que se basan en una programación falsa.

Ayer se produjo el sorteo de la fase de grupos de la Champions League en la que participan cinco equipos españoles. Acto seguido, apareció un calendario con la supuesta programación de la cadena de Atresmedia en el que solo aparecen partidos del Real Madrid y del del F.C. Barcelona, ninguno del Atleti, Valencia o Sevilla. Esta programación, que ha sido interpretada como oficial aunque era una conjetura, ha indignado tanto a las tres aficiones “olvidadas” que se han unido para boicotear a Antena3.

Horas más tarde la cadena ha negado que tenga hecho el calendario y ha tachado de “bulo” la publicación, pero el comunicado no ha tenido tanta repercusión como la polémica. Incluso hay quien cree que el calendario se filtró y Antena3 está dando marcha atrás por la reacción tuitera. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otros tuiteros menos futboleros o menos indignados con esta decisión se indignan porque se pida un boicot por la ausencia de partidos de fútbol en una cadena privada y no por otras cosas. En Twitter el caso es indignarse.

 

 

 

 

 

La polémica empezó por la noche y hasta el mediodía de hoy no hemos sabido cómo se originó: La página futbolenlatv.com publicó el calendario de la discordia “de manera provisional y basándonos en los antecedentes” porque “el Real Madrid y el F.C. Barcelona siempre han sido los protagonistas de la mayor parte de las emisiones en abierto”. El problema es que apenas hacían mención a que todo eran conjeturas.  

 

 

 

Antena3 ha emitido un comunicado explicando que aún no han decidido qué encuentros retransmitirán y cuáles no. Lo cierto es que este año coinciden varios partidos con equipos españoles y la cadena tendrá que elegir, sobre todo, “en función de la audiencia”. Esto hace presagiar que el calendario real y definitivo no variará demasiado del presupuesto, aunque quizá la polémica por el “falso” calendario modifique el real.