Las autoridades austríacas, citadas por diversos medios internacionales, han informado del hallazgo de 71 cadáveres, presumiblemente migrantes sirios, en el interior del camión abandonado en una autopista próxima a la frontera con Hungría.

En un principio se habían estimado entre 20 y 50 víctimas, localizadas por la Policía ayer jueves por la mañana en un camión que había sido abandonado en la autopista A4 cuando se trasladaba en dirección a Viena. La Policía local, citada por la BBC, cree que estas personas llevaban al menos dos días muertas y posiblemente ya lo estaban en el momento de entrar en Austria.

En total se han constatado 71 víctimas mortales, incluidos 59 hombres, ocho mujeres y cuatro  menores de edad. Según la Policía, todo apunta a que los fallecidos procedían de Siria y a que murieron asfixiados dentro del vehículo.

Tres personas, al parecer de nacionalidad búlgara, han sido detenidas en Hungría, según la BBC. Se cree que podrían ser los conductores del camión, de matrícula húngara y que, según fuentes policiales, probablemente había salido de Budapest el miércoles por la mañana.

La empresa propietaria del camión, la eslovaca Hyza, ha asegurado que el vehículo ya no le pertenecía y que los compradores no habían retirado el cartel de la compañía.

Janos Lazar, jefe del equipo del primer ministro húngaro, ha asegurado este viernes que el camión había sido registrado a nombre de un ciudadano rumano en la ciudad de Kecskemet, en el centro de Hungría.

Según el jefe de la Policía de la provincia de Burgenland (donde apareció el camión), Hans Peter Doskozil, se trata de un vehículo refrigerado, poco habitual entre los traficantes de personas.

Nuevas víctimas mortales en el Mediterráneo

A la tragedia austríaca se unen la muerte de al menos 52 refugiados cuyos cadáveres llegaron ayer jueves al puerto de Palermo después de fallecer asfixiados en el barco que los trasladaba a Sicilia. En el mismo barco viajaban otros 571 migrantes que habían sido sorridos en el Canal de Siciia, entre los que había 67 menores de edad y 54 mujeres, según ha informado la agencia misionera de noticias MISNA.

Asimismo, la guardia costera libia informó ayer de la posible muerte de alrededor de 200 personas tras el naufragio de dos barcos frente a las costas de la ciudad libia de Zuwara, cerca de Túnez. Al menos un centenar de cadáveres han sido trasladados a un hospital. Las víctimas, según MISNA, podrían proceder de Siria, Bangladesh y diversos países subsaharianos.