Puede que Apple le de mil vueltas a Android en cuanto a la rentabilidad de sus smartphones, pero si miramos los números en relación al sistema operativo, ahí los de Google ganan por goleada. Así son las cosas, y poco parece que vayan a cambiar.

Empecemos por valorar como está y estará el mercado de los teléfonos inteligentes. Para esto acudimos a los últimos datos publicados por la compañía de investigación IDC que pronostican la desaceleración en las ventas de terminales a nivel mundial, pues en 2015 el crecimiento era del 10,4%, mientras que en 2014 las cifras llegaban al 27,5%. Y es que sí, se seguirán vendiendo smartphones, aunque a un ritmo más bajo.

Mirando al futuro, se prevé que en 2019 Android conserve su 81,1% de cuota de mercado. Malos datos para Apple, que no podrá competir con su sistema operativo al lado de Android por una sencilla razón: los precios de sus dispositivos. 

El futuro de los smartphones está en los mercados emergentes

La mayor oportunidad de mercado para los fabricantes de terminales móviles se encuentra en los mercados emergentes, que se suman poco a poco a la revolución de los smartphones. Sin embargo, lo que buscan no son las gamas altas y más eficientes, sino teléfonos de bajo costo (aquí nos despedimos de los iPhone para dar la bienvenida a los Honor y Xiaomi, por nombrar a algunas de las compañías que contribuirán a que los datos del uso de Android se mantengan).

Aunque el tema de la cuota de mercado tampoco es para tanto drama, pues si bien se espera que Android siga teniendo el mismo porcentaje en 2019 que ahora, iOS podría pasar del 15,6% actual al 14,2% en cuatro años. Que una caída es una caída, pero esta tampoco es excesivamente preocupante.

Android para todos

Es evidente. Salta a la vista. El número de terminales provistos del sistema operativo Android es infinitamente superior al de dispositivos con iOS (igual infinitamente no pero sí que está muy por encima): LG, Sony, Samsung, HTC, Alcatel, Motorola, Huawei, y un largo etcétera al que se suman fabricantes competitivos como los ya nombrados Honor y Xiaomi, son marcas que funcionan con el servicio de Google. Frente a esta incompleta lista, los iPhone de Apple que funcionan con iOS, y para de contar.

Ante este panorama, ¿qué puede decir la compañía de Cupertino? Sí, es líder en ventas de dispositivos móviles, batiendo todos los récords con sus últimos iPhone 6 y iPhone 6 Plus, pero su sistema operativo no puede alcanzar a aquellos que no quieran o no puedan hacerse con un iPhone. Volvemos al problema del precio.

Habrá quien defienda la exclusividad, elegancia y calidad que caracterizan a los smartphones de Apple, pero con eso no se consigue lo que Android está logrando, ser el sistema operativo más utilizado. Bien, ahora podemos coincidir en que precisamente son esas tres premisas las que realmente importan a la ‘enorme manzana’ (pues lo ha vuelto a hacer con su smartwatch y lo repetirá con el nuevo modelo de iPhone) y no la de gobernar el mundo a través de iOS.

El futuro: China e India

China se convirtió no hace mucho en la protagonista del mercado de los smartphones, fue la responsable de un gran crecimiento, que ha acabado desembocando en una significativa desaceleración (tal y como ocurre en el resto del mundo).

Sin embargo Apple está buscando nuevos usuarios entre la creciente clase media china, ya que como hemos dicho antes son estos los potenciales clientes de la empresa de Cupertino: ciudadanos de clase media y alta que buscan un dispositivo bonito, funcional y de calidad.

Las nuevas clases medias chinas, la gran oportunidad de Apple en el país asiático

El mercado asiático es toda una oportunidad para Apple (y para las marcas que fabrican smartphones de gama alta). A Tim Cook le conviene que los inversores y los usuarios crean en la compañía y sus productos. Por ello, en medio del hundimiento de la Bolsa de China, el CEO de Apple se apresuró en enviar un correo electrónico señalando que todo iba bien en su empresa.

Crece el interés de los chinos por los teléfonos de gama alta, por lo que los terminales de bajo costo deben adaptarse al mercado, buscando en lugares como India o América Latina una nueva salida

Ahora es India la que concentra las miradas de compañías que fabrican terminales de gama baja, una atención que antes iba dirigida a China. Pero es que ya no solo hablamos del traslado de los usuarios, sino del de la fabricación de los smartphones. Pues si los chinos eran los encargados de hacer los teléfonos de bajo precio que después compraban, ahora también India y Vietnam comienzan a producir sus propios dispositivos (Micromax, Lava o Intex, son algunas marcas locales) con el objetivo de reducir los gastos.

A modo de conclusión podemos decir que Android seguirá reinando en el mercado de los sistemas operativos mientras que Apple sigue buscando nuevos clientes en las clases medias y altas (que están creciendo en China) y los de Google se acercan a países emergentes como India o Latino América, donde la venta de teléfonos de gama baja con Android seguirá manteniéndose. 

Imagen | Aidan en Flickr