Esta semana, el banco ING ha dado golpe en la mesa del sector hipotecario español presentando su hipoteca naranja, con un diferencial por debajo del 1% (0,99%). Es la última vuelta de tuerca de una batalla entre entidades por incrementar su cuota en el creciente y renacido mercado inmobiliario español.

A inicios de semana, los usuarios y clientes de entidades financieras conocieron el último golpe de efecto de una entidad por ganarse el favor de los clientes interesados en comprar una vivienda. La multinacional ING anunciaba las nuevas condiciones de su hipoteca Naranja: Desde euríbor + 0,99%, con un TAE del 1,96% variable y sin comisiones ni suelo, aunque condicionado a la firma de dos seguros (vida y hogar) y la domiciliación de la nómina. Un diferencial tan bajo que la firma holandesa ha situado su hipoteca en el primer puesto de los ránkings bancarios. Es, a día de hoy, la más barata.

El movimiento de ING (golpeada a su vez por la guerra de los cajeros) es la última vuelta de tuerca de una competencia creciente en el sector financiero español por captar clientes interesados en comprar una vivienda. Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, y ocho años de crisis, el mercado hipotecario muestra síntomas de recuperación, tal y como reconocen desde el portal Fotocasa, y cada vez más entidades pugnan por incrementar su cuota de negocio en este segmento.

En 2014, cuando la banca aun no pensaba en volver al inmobiliario, los diferenciales de la gran mayoría de hipotecas superaban el euríbor más 2%. Pero desde entonces (a la vista de que tanto la coyuntura económica general como la situación del mercado inmobiliario en particular estaban estabilizando su recuperación) la banca española se ha metido de lleno en una guerra por reducir precios en sus hipotecas a tipo variable reduciendo el diferencial a cobrar. La bajada propuesta por ING solo es el último capítulo, aunque fuentes del sector auguran más movimientos en este sentido por parte de otros competidores.

Kutxabank desde el 1%, BBVA desde el 1,25%…

Hace unas semanas, Kutxabank era la que se desmarcaba del resto al ofrecer una hipoteca de tipo variable con euríbor más 1% (TAE variable del 2,05%), si bien para acogerse a ese supuesto especialmente ventajoso (que en todo caso no superaría el 80% del valor) hay que vincularse a la caja vasca con la domiciliación de al menos 3.000 euros mensuales de nóminas, consumo con tarjetas de Kutxabank, aportaciones a un plan de pensiones, así como sendos seguros de hogar y vida. Lo que no se paga en el diferencial, se paga con creces en comisiones.

BBVA, por su parte, ofrece una hipoteca con euríbor + 1,25% y un TAE del 2,156% sin suelo ni comisión de apertura. Como condiciones, hay que tener unos ingresos mínimos de 1.500 euros mensuales, y para gozar de esta bonificación hay también que domiliciar nómina, contratar seguro de vida, otro de amortización del préstamo, una tarjeta de crédito y un plan de pensiones. Muy similares condiciones impone el otro gran banco español, el Santander, para acogerse a la promoción de su hipoteca estrella.

A partir de ahí, numerosas entidades financieras ofertan sus hipotecas variables con tipos del entorno del 1,25% y el 1,5% más euríbor. Es el caso, entre otras, de Abanca, Catalunya Caixa, Triodos, Bankia, EVO, Bankinter, Cajasiete o Ibercaja, entre otras, tal y como muestran algundos de los principales comparadores hipotecarios (Rastreator y Kelisto).

Hasta el 100% del valor de la vivienda

Aunque la mayoría de las entidades respetan el límite dictado por la prudencia bancaria de no prestar más allá del 80% del valor del inmueble, algunas entidades se atreven a pescar en hipotecas por hasta el 100% del valor del piso o casa. Este tipo de préstamos son especialmente arriesgados ya que estadísticamente son los que presentan luego una mayor probabilidad de impago, debido a sus mayores cuotas mensuales y a que durante los primeros años existe un incentivo mayor por parte del acreditado de no seguir pagando (toda vez que solo abona los intereses).

Es el caso, por ejemplo, de Liberbank, la entidad resultante de la fusión de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura. Además de ofrecer hipotecas por hasta un 1,25% de diferencial más euríbor, van un paso más allá y dicen conceder préstamos por hasta el 100% del valor de tasación de la vivienda.

También el Banco Popular se ha atrevido a llegar hasta el 100% de financiación por la compra de inmuebles en su última revisión de sus productos hipotecarios. La llamada hipoteca ALISEDA permite este grado de endeudamiento y un diferencial de hasta el 1,25% y un plazo máximo de 40 años, tal y como especifica la web financiera Bankimia. Otras grandes entidades españolas, si bien no publicitan explícitamente estas condiciones (y se siguen limitando al prudente 80%), reconocen que sí que llegan a ofrecer el 100% en casos en los que los departamentos de riesgo lo permitan.

FOTO: ANSES en FLICKR