Las islas aprovechan al máximo la temporada alta y el boom del turismo subiendo precios, al calor de una ocupación que roza el 90% de las plazas hoteleras.

Los hoteles de Baleares están viviendo un verano histórico. Los establecimientos de las islas rozan el lleno, han disparado sus tarifas aprovechando la gran demanda y se colocan a la cabeza en rentabilidad. En plena temporada alta, Baleares tiene los hoteles más llenos, más caros y más rentables de toda España.

Baleares está siendo uno de los destinos más beneficiados por el boom del turismo internacional, alimentado por el desvío de turistas que han dejado de ir al norte de África por la inestabilidad de la zona. Las islas concentraron en julio una cuarta parte del total de viajeros extranjeros que vinieron a España (con 2,1 millones, un 3,1% más) y más del 17% del total de llegadas en lo que va de año (con 6,5 millones de visitantes, un 3,9% más), según los datos del Ministerio de Industria.

 

 

Baleares es el principal destino español para los extranjeros que se alojan en hoteles. La región concentró el mes pasado casi el 36% de todas las pernoctaciones realizadas por turistas internacionales, mientras que sólo registró un 5,5% de las pernoctaciones de viajeros españoles (que tienen Andalucía, Comunidad Valenciana y Cataluña como sus principales destinos de verano).

Casi el 90% de las plazas ocupadas

Durante el mes de julio, el boom del turismo internacional se tradujo en que los establecimientos del archipiélago tuvieron más de un 89% de sus plazas ocupadas. Baleares se colocaba así como la comunidad autónoma con mayor grado de ocupación, muy por delante de Canarias (80,4%), Comunidad Valenciana (73,2%) o Cataluña (71%). La media de toda España se situó el mes pasado ligeramente por encima del 69%.

De hecho, Baleares concentra ocho de los diez de los puntos turísticos con mayor ocupación hotelera de todo el país el mes pasado: Llucmajor, Muro (ambos con más del 95% de las plazas ocupadas), Alcúdia, Sant Llorenç de Cardassar, Ciutadella, Formentera, Santa Margalida y Son Servera (todos por encima del 90%). En el top ten nacional tan sólo se cuelan Benidorm (en Alicante) y Yaiza (en Canarias) como únicos destinos de fuera de Baleares, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

Los precios se disparan un 13%

La enorme demanda que se registra este verano ha permitido a los hoteles de Baleares disparar sus tarifas. El precio medio de los hoteles de las islas fue en julio de 101,2 euros por noche, lo que representa un fuerte incremento del 13,5% en relación con los niveles del año pasado. Esos más de 100 euros colocan de nuevo a Baleares a la cabeza del ranking de comunidades de ingresos por cada habitación ocupada, por delante de Navarra (95,4 euros), Andalucía (93,8 euros) o Cataluña (92,5 euros).

La altísima ocupación y los elevados precios aplicados sitúan igualmente a los hoteles de Baleares como los más rentables del país. Los establecimientos del archipiélago registran un RevPar (una ratio clave para el sector que mide el ingreso medio por cada una de las habitaciones disponibles, esté ocupada o no) de 89 euros en julio, un 15% más que el año pasado. Un dato que se sitúa a años luz de los poco más de 68 euros que registran Cataluña, Canarias y País Vasco, que son las siguientes regiones por volumen de ingresos por habitación ofertada.