La aerolínea se ha aliado con un comparador de vehículos de alquiler, con lo que pretende cubrir el hueco que dejó su divorcio con Hertz, que hasta este verano era la única empresa que ofrecía sus servicios en el portal de viajes. A partir de septiembre, Ryanair tendrá su “propio” sistema de reserva de coches.

Dos meses ha tardado Ryanair en encontrar un nuevo socio para ofrecer a los clientes que compran a través de su web un servicio de reserva de coches. La compañía ha anunciado en un comunicado que ha llegado a un acuerdo con CarTrawler, un agregador de compañías de alquiler de vehículos.

Hata julio, Hertz era la única compañía de alquiler de coches que ofrecía sus servicios en la web de Ryanair

Nada de esto habría sucedido si Hertz no hubiera roto su compromiso con la empresa irlandesa de aviación a principios de julio. Hasta entonces, Hertz era la única compañía que ofrecía reservas de coches en el portal de Ryanair, pero todo cambió cuando la firma de rent-a-car canceló unilateralmente el contrato que las unía.

La aerolínea emprendió entonces la búsqueda de otro proveedor como Hertz, pero al final ha puesto en marcha su propio servicio, Ryanair Car Hire.

Los clientes de la compañía liderada por Michael O’Leary podrán disfrutar, en condiciones ventajosas, de la plataforma de CarTrawler. Así, reza el comunicado, dispondrán de “una conexión directa con más de 1.500 agencias de alquiler de coches líderes e independientes en más de 30.000 aeropuertos y zonas urbanas, en 174 países diferentes”.

Todo ello, asegura O’Leary en la nota, para ofrecer “la gama más amplia de vehículos” con las tarifas “más bajas” cada vez que los clientes vuelen con Ryanair.

El camino del medio

Lo que ha decidido Ryanair va más allá de lo que se esperaba en un primer momento. En julio, la aerolínea se había dado 3 meses para encontrar a otro proveedor. En tan sólo la mitad de ese período, la compañía ha cambiado de parecer y no se ha aliado con un competidor de Hertz, sino que ha ido por el camino del medio y ha lanzado su propio servicio.

Todo se debe a la decisión de Hertz, que dio por roto el contrato por el que ofrecía sus servicios a través del portal de la compañía irlandesa. La marca de alquiler de coches se alzó así en armas contra Ryanair, a la que acusó de romper sus condiciones de exclusividad al distribuir sus vuelos a través de los grandes sistemas de distribución de reservas (GDS). “Una infracción que Ryanair rechaza, dado que Ryanair lleva distribuyendo su oferta a través de GDS desde abril de 2014 (durante más de 15 meses) con el conocimiento y el apoyo de Hertz”, contrapuso entonces la firma aérea.

Ya entonces se dio por concluido irreparablemente el pacto entre ambas compañías, dado que Ryanair anunció que exigiría compensaciones en los tribunales.

Las compañías cerraron así, con reproches y acciones legales por parte de Ryanair, una alianza “larga y exitosa”, en palabras de O’Leary.

 

Foto: Flickr – Carlos Pacheco