El líder de la oposición utiliza el Pleno de Presupuestos para exponer los “ejes de renovación” que según él necesita el país. Combate la estrategia del miedo de Rajoy asegurando que lo único que amenaza la recuperación es que no se cambie de presidente del Gobierno. Montoro afea al secretario general del PSOE que vaya a la Cámara “con siete vaguedades” y le tilda de “riesgo político de España”.

“España tiene un problema de diseño de país, de falta de proyecto de futuro y de liderazgo político”. El líder de la oposición, Pedro Sánchez, ha utilizado el Pleno sobre los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso para presentar los “ejes de renovación” que tiene previsto desarrollar si se hace con la presidencia del Gobierno tras las elecciones de fin de año. El PSOE tiene un plan, ha venido a decir Sánchez, para “renovar y regenerar España”.

El secretario general socialista ha prometido que enmendará las cuentas presentadas hoy por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, “en cuanto tome posesión”. Pero ese será solo el primer paso. Sánchez pretende derogar la LOMCE, renovar “el marco fiscal y tributario”, establecer “un nuevo Estatuto de los Trabajadores” para combatir el desempleo, cambiar las políticas de cohesión social, impulsar un pacto de Estado contra la violencia de género, recuperar el Pacto de Toledo y abrir las puertas de las instituciones “a la participación ciudadana”.

La batería de medidas ha puesto fin a una alocución donde el líder de la oposición ha rechazado dirigirse a Montoro para interpelar directamente a Mariano Rajoy, criticándole por no defender él personalmente los Presupuestos. Unos Presupuestos que en realidad constituyen “un programa electoral”, el canto del cisne de un Gobierno “agotado”. Sánchez ha tratado de combatir el discurso del miedo que implementa el PP para alertar de un relevo en el poder asegurando que la única amenaza para la recuperación es precisamente que ese cambio no se produzca.

“Usted ha roto España”, espeta el secretario general del PSOE a Rajoy

“Usted es el peligro”, “usted ha roto España”, ha proclamado desde la tribuna de oradores mirando a Rajoy. Sánchez ha criticado toda la gestión del PP, desde la reforma laboral con que estrenó la legislatura al “desprecio por la ciencia” pasando por la amnistía fiscal. Ha acusado al Gobierno de gestionar de espaldas a parados, pensionistas, funcionarios, excluidos sociales, empresarios e innovadores, un modus operandi que ve reflejado en las cuentas de 2016 con las que el presidente demuestra su esfuerzo por “aferrarse al poder”.

Pactos con Podemos

La réplica se la ha dado Montoro comenzando por ese proyecto nacional del que se ha mofado sin miramientos. Son “siete vaguedades”, ha dicho el ministro, que no llegan “ni a buenas intenciones”. “Habla de mejorar la competitividad; ¿y eso cómo se hace?”, le ha interpelado. Montoro le ha calificado como el “riesgo político de España” por su frivolidad y su disposición a pactar “con la izquierda radical, con Podemos”.

Insistiendo en el mensaje que continuamente lanza el Gobierno y el PP, el titular de Hacienda ha hablado de la “amenaza” que Sánchez supone, dando por hecho que reeditará los acuerdos municipales y autonómicos firmados con el partido de Pablo Iglesias para alcanzar el poder. Montoro ha citado Cataluña y Navarra como ejemplos paradigmáticos de lo que le esperaría a una España en la que el PSOE gobierne condicionado por Podemos. De la formación morada copia, ha concluido el diputado por Sevilla, hasta el lenguaje “Troika arriba, Troika abajo”.

Montoro echa en cara a Sánchez sus acuerdos con Podemos y le acusa de repetir continuamente “las mismas mandangas”

“No me cabe duda que usted si llegara al Gobierno iba a cambiar las cosas, iba a cambiar la recuperación económica”, ha proclamado, puesto que eso es lo que queda en evidencia “con los anuncios que acaba de hacer”, que demuestran “que es usted la amenaza para la recuperación económica, señor Sanchez”. El ministro ha acusado al líder de la oposición también de seguidismo de “la izquierda de Syriza” y le ha afeado que no celebre los buenos datos de la economía española por oportunismo político.

En la réplica, Sánchez ha hecho caso omiso de Montoro y de nuevo ha cargado contra el presidente del Gobierno por no tomar la palabra, aunque entiende que no tiene ningún crédito desde que se hicieron públicos los SMS de apoyo a Luis Bárcenas. Los Presupuestos “forman parte del pasado, como usted, señor Rajoy”, le ha espetado. 

El líder de la oposición ha reivindicado las medidas anteriormente presentadas, ha echado en cara al Ejecutivo los casos de corrupción que han salpicado al PP y ha exigido el cese del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por su reunión con Rodrigo Rato. “Las mismas mandangas”, ha respondido Montoro, de alquien que “no sabe de qué habla”. No solo no será presidente nunca, ha vaticinado, sino que “con toda seguridad, no será el líder de la oposición” que debata los próximos Presupuestos.

Rajoy: “El psoe merece más nivel”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha valorado en los pasillos del Congreso el discurso del líder socialista. “Por trayectoria y porque es un partido de Gobierno, lo ha sido mucho tiempo en España, [el PSOE] merecía un poquito más de nivel en su intervención en el debate”, ha dicho Rajoy instantes después de que Pedro Sánchez abandonara la tribuna de oradores. “Ha sido realmente notable, verdaderamente sorprendente; lo siento mucho pero creo que más nivel y más conocimientos se deben acreditar en un debate de Presupuestos”, ha remachado antes de abandonar la Cámara acompañado por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.