El PP cree que la designación de Albiol y el salto de Rivera a Madrid favorecen su objetivo de convertirse en la primera fuerza constitucionalista de la región. Génova organiza eventos este fin de semana en Tarrasa y Barcelona como prólogo de los actos electorales en los que el presidente del Gobierno tendrá “mucha presencia”.

El PP confía en ser la primera fuerza constitucionalista en las elecciones catalanas. Cree que la designación de Xavier García Albiol como candidato ha supuesto un plus de novedad y energía capaz de darle la vuelta a las encuestas y que, con una buena campaña, podrá neutralizar la ventaja que le llevaba Ciudadanos. Saldrá “a ganar” llegó a decir ayer el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, adoptando un mantra que no hay partido, ni candidato, que no haga suyo.

Los populares no ganarán los comicios pero sí echarán el resto para aprovechar que Albert Rivera -el político español mejor valorado– no se presenta y reivindicarse como referencia ante el electorado no independentista, un rol en el que venía ganándole la partida la formación naranja. El presidente del Gobierno liderará esa ofensiva, asumiendo gran protagonismo en la campaña de una cita que Génova se niega a tildar de plebiscitaria aunque sí le otorga un cariz “inédito” y vital por la trascendencia del órdago de Artur Mas.

El PP se reivindicará en Tarrasa, municipio adherido a la AMI con los votos del PSC, como la mejor garantía frente al independentismo

Los actos electorales propiamente dichos comenzarán el 11 de septiembre pero el PP no va a esperar hasta ese día para hacerse notar en la región. Este mismo viernes iniciará su despliegue con la organización de uno de los actos CumPPlimos en Tarrasa. La elección de este municipio no es inocente y obedece al hecho de que esta ciudad, la cuarta más poblada de Cataluña, se adhirió recientemente a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) con los votos del PSC, el partido que la gobierna ininterrumpidamente desde 1979.

Los populares consideran que la cesión del socialismo a los soberanistas no se corresponde con el sentir mayoritario de una localidad que, junto a las que componen el cinturón metropolitano de Barcelona –Badalona, Hospitalet de Llobregat, Sabadell, Cornellá-, constituye la gran plaza por conquistar para los nacionalistas.

Con el PSC en el peor momento electoral de su historia y sin acabar de consensuar con Ferraz una respuesta al desafío de Mas, Génova quiere poner el énfasis en demostrar que los socialistas no son un instrumento útil para combatir el secesionismo. Misma estrategia que pretende implementar Ciudadanos, partido con el que el PP vive la curiosa paradoja de querer pactar tras el 27-S al tiempo que pugna por el mismo nicho del electorado.

En Tarrasa hablarán los populares de las medidas económicas adoptadas por el Gobierno Rajoy esta legislatura, tercera etapa de una gira que ya pasó por Lanzarote y Murcia y que pretende demostrar que se ha cumplido “con el 92%” de lo prometido en el programa electoral, en palabras de Casado.

Renovación de las listas

Al día siguiente, sábado 29, tendrá lugar la presentación en Barcelona de los candidatos que acompañarán en las listas a García Albiol. Este mismo lunes fueron refrendados por el Comité Electoral Nacional, avalando el concurso como número dos de la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, y la renovación de seis de los diez primeros puestos de la plancha de 2012. Además, se renuevan tres de los cuatro cabezas de lista provinciales y se sitúa a Alicia Sánchez-Camacho simbólicamente en el último lugar de la candidatura barcelonesa. Todos ellos recibirán el sábado el espaldarazo de Rajoy.

Rajoy clausurará el 5 de septiembre la Escuela de Verano que el PP ha organizado en Barcelona

El presidente del Gobierno retornará el domingo a las tierras gallegas donde ha pasado parte de sus vacaciones para emprender la tradicional apertura del curso político desde Soutomaior (Pontevedra). Y no habrá pasado una semana antes de que regrese a Barcelona, para clausurar la Escuela de Verano que el PP ha organizado los días 4 y 5 de septiembre en la ciudad condal. Será “el gran acto político de la precampaña”, en palabras de Levy, y reunirá a buena parte de la plana mayor del partido.

A los cinco días ya tendrá Rajoy que volver a la capital mediterránea para inaugurar la campaña junto a Albiol, a quien acompañará en varios actos más hasta el día 27. Rajoy tendrá “mucha presencia”, dijo ayer Casado, aunque aún no está cerrado cuántos días se desplazará a Cataluña. Sí está claro que venderá el mensaje de la estabilidad y de la garantía que según él representa el PP frente al independentismo y el “populismo” que amenaza, además de la integridad de España, la recuperación económica. Ya lo adelantó ayer el propio portavoz popular: “La sociedad catalana sabrá diferenciar al gobernante que sabe gestionar sus impuestos sin tener que acudir al enfrentamiento”.

Ese despliegue y la tendencia que apunta a una recuperación electoral del PP en toda España hacen a los populares ser optimistas y hablar de un antes y un después de la designación de Albiol. El propio exalcalde de Badalona puso voz a ese estado de ánimo el domingo en entrevista con El País. Preguntado por los desfavorables sondeos en Cataluña y lo que “vaticinan” para su partido, el candidato fue de lo más elocuente al corregir al entrevistador: “vaticinaban”.