El programa Grants 4 Apps de la multinacional alemana, que financia y asesora a 5 empresas innovadoras durante 100 días, recibió este año 215 solicitudes, frente a las 71 candidaturas de la primera edición. Las elegidas en esta ocasión, que recibirán los consejos de los mentores de Bayer, incluyen aplicaciones para hacer un seguimiento de las prescripciones médicas y máscaras para evitar la polución y, a la vez, monitorizar las condiciones físicas de las personas.

Como han descubierto las grandes corporaciones en los últimos años, la innovación no pasa dentro de la industria consolidada, sino que las mejores ideas las gesta una startup en cualquier garaje. Es algo que también ha percibido Bayer, que con programas como Grants 4 Apps se decanta por la “innovación abierta”, como la denomina el presidente de Bayer HealthCare Pharmaceuticals, Dieter Weinand.

Cinco ‘startups’ recibirán 50.000 euros de Bayer para que despeguen definitivamente

Este es el segundo año que ponen en marcha el programa, en el que 5 startups reciben 50.000 euros de Bayer para que puedan despegar definitivamente, también gracias a los consejos expertos del personal de la multinacional y al acceso a los recursos y el conocimiento de la compañía.

Una aceleradora de startups en las oficinas de una multinacional es como un soltero que recibe la visita de sus sobrinos: aunque en un principio no encajan con la decoración de la casa, acaban por rejuvenecer el lugar y darle un aspecto más informal y saludable. Eso es precisamente lo que ha pasado en un rincón del gigantesco complejo de oficinas de Bayer de Berlín en el que se han instalado estas 5 compañías.

Frente a la seriedad del resto de las instalaciones, las salas en las que estos 5 pequeños equipos (de menos de 10 integrantes) conviven tienen citas divertidas escritas en las paredes y una terraza con sofás para descansar, al estilo casual de las multinacionales tecnológicas más jóvenes.

Las empresas elegidas este año provienen de diferentes partes del mundo, algunas de ellas conocidas por su empuje innovador. “Boston y Nueva York son los lugares más destacados para el mundo de la biotecnología, pero vinimos aquí por la oportunidad de hablar directamente con Bayer”, confiesa la estadounidense Brandy Houser, cofundadora de Serona, una startup que ha desarrollado un dispositivo para medir de forma barata los niveles hormonales de las mujeres a través de su saliva, con lo que se pueden ajustar mejor los tratamientos terapéuticos que reciben.

“No vinimos por el dinero sino por la experiencia de Bayer”, dicen desde una de las ‘startups’ elegidas

“No vinimos por el dinero sino por la experiencia de Bayer”, secunda James MacLean, fundador de otra de las empresas, Vitameter, que ha diseñado un aparato para medir las necesidades vitamínicas de las personas en cada momento.

El toque europeo de este año lo pone la startup estonia MediKeep, que ha ideado una aplicación para controlar los medicamentos que se tienen en el botiquín y hacer un seguimiento de las tomas; también llega del viejo continente la empresa Viomedo, que pone en contacto a pacientes dispuestos a participar en tests de nuevos tratamientos, buscando una última oportunidad, con laboratorios que tengan medicamentos en fase de pruebas.

Finalmente, desde China llega Sendinaden, una empresa que ha ideado una máscara que filtra la polución pero también monitoriza la respiración del usuario para descubrir formas de mejorar su salud.

Todos ganan

Si Bayer ha puesto en marcha la segunda edición de este programa es porque les aporta algo, está claro. En este caso, la multinacional se reserva durante 10 años una opción para quedarse con un máximo del 10% de las acciones de la startup si la empresa es vendida. Pero, además, Bayer consigue una perspectiva diferente y nuevas ideas para el sector de la salud.

La compañía quiere reunir la experiencia y el conocimiento de una empresa como Bayer con el espíritu emprendedor del mundo digital

“Queremos revolucionar la forma en que hacemos las cosas. Es el tiempo para la colaboración. Sólo con la colaboración podremos tener éxito. Queremos reunir la experiencia y el conocimiento de una empresa como Bayer con el espíritu emprendedor del mundo digital. Esto nos ayudará a crear modelos innovadores”, dijo Dieter Weinand durante el evento de presentación que se celebró en Berlín.

“Básicamente, lo que queremos es asociarnos con gente excelente de fuera de la compañía para liderar la innovación en el espacio de la salud. Lo hemos hecho durante los últimos 150 años, pero ahora estamos abiertos a cualquier tipo de colaboración. No solo a acuerdos de licencias o alianzas para la investigación, sino también a nuevos modelos”, explicó el responsable de Innovación Digital en Marketing y Ventas de IT de Bayer HealthCare, Christian Ullrich.

Es muy probable, vaticinó Ullrich, que el programa continúe el año que viene. Por el momento, Bayer mantiene su confianza en Grants 4 Apps y ha abierto recientemente el periodo de solicitudes para una edición local en Barcelona, donde la compañía cederá un espacio de coworking a 5 startups, a las que también asesorará. En fin, nuevas formas de atraer talento.