El Tesoro Público ha esquivado la crisis bursátil en Asia y ha colocado 3.965 millones de euros en letras a tres y nueve meses, con el mismo interés que en la anterior subasta en el caso del papel a nueve meses, pero con tipos negativos en la referencia a tres meses.

De esta forma, según recoge Europa Press, el organismo se ha quedado en la parte alta del rango, ya que esperaba captar entre 3.000 y 4.000 millones de euros en la subasta de este martes, la última del mes de agosto. La demanda, por su parte, ha superado los 7.300 millones de euros.

En concreto, el organismo ha emitido 375 millones en letras a tres meses, el papel a más corto plazo que ofrece a los inversores. La demanda de esta referencia ha sido de 2.046 millones, casi 5,5 veces lo vendido (7,1 veces en la anterior ocasión).

El Tesoro ha conseguido que la rentabilidad de las letras a tres meses se mantenga en cifras negativas, con un tipo medio del -0,072%, frente al -0,053% de la subasta anterior, celebrada el pasado 21 de julio. El marginal, por su parte, también se ha mantenido en valores negativos (-0,067% frente al -0,050% de julio).

Por otro lado, el organismo ha colocado 3.590,1 millones en letras a nueve meses. En este caso, la demanda también ha sido más baja que en julio, aunque ha superado en 1,5 veces lo captado tras rozar los 5.265 millones (1,8 veces en la anterior ocasión).

El tipo medio ofrecido por este papel se ha mantenido en el 0,022%, aunque el marginal se ha reducido ligeramente respecto a la anterior subasta, desde el 0,029% al 0,028%.

17.815 millones en agosto

Con esta subasta, el organismo cierra las emisiones de agosto, mes en el que ha captado un total de 17.815 millones de euros en letras, bonos y obligaciones de distintas referencias.

El Tesoro volverá a someterse al escrutinio de los mercados el próximo 3 de septiembre, cuando realizará una nueva subasta de bonos y obligaciones.