El Ibex 35 ignoraba en la media sesión de este martes las caídas de las principales bolsas asiáticas y rebotaba un 3,39%, lo que llevaba al selectivo a recuperar los 10.000 enteros (10.087,1) tras el descalabro sufrido ayer.

Pese a las subidas que están experimentado los mercados, los analistas de Bankinter hablan del “rebote del gato muerto”, un avance poco real que suele producirse después de una jornada de importantes caídas, según indica Europa Press.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se colocaba en 135,7 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 2,044%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,1513 ‘billetes verdes’.

Abengoa se consolidaba como el mejor valor pasadas las 12.30 horas y se disparaba un 23,7%, acercando el valor de sus títulos al valor de un euro, referencia que perdió el pasado 12 de agosto debido a las dudas sobre el plan de la compañía para ampliar capital.

Gamesa despegaba un 7,12%, ArcelorMittal un 5,08%, Santander un 4,76% e Inditex un 4,17%. Todos los valores del Ibex mantenían el positivo en la media sesión después de concluir en rojo la jornada de ayer.

Los ‘pesos pesados’ del Ibex presentaban importantes subidas que oscilaban entre el 4,76% de Santander y el 0,4% de Endesa. BBVA ganaba un 3,9%, Telefónica un 3,1% e Iberdrola un 1,7%.

De este modo, el Ibex se colocaba a la cabeza de los repuntes entre las principales plazas europeas, optimistas en la media sesión: París se revalorizaba un 3,15%, Francfort un 3% y Londres un 2,61%.

Rajoy tranquiliza

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha lanzado este martes un mensaje de tranquilidad a los agentes económicos y sociales ante la crisis bursátil china, que, ha asegurado no modificará las proyecciones macroeconómicas de España para este año.

A su llegada al Pleno del Congreso para asistir a la defensa del Presupuesto de 2016 por parte del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el presidente del Ejecutivo ha asegurado estar “tranquilo” porque la ralentización del gigante asiático y la repercusión que eso está teniendo en las bolsas y en la economía de otros países tendrá un impacto limitado en España.

“Lo que está ocurriendo en China no va a repercutir de manera muy importante en la economía española. Han bajado las bolsas, aunque hoy parece que repuntan. Pero en el medio plazo no va a haber cambios sustanciales porque en España se han hecho reformas”, ha afirmado Rajoy.

Por eso, aunque “lo ideal sería que no se produjera” esta inestabilidad, la realidad es que la crisis china ha “cogido” a España “en una situación mejor”, ya que los tipos de interés fijados por el Banco Central Europeo (BCE) “seguirán siendo bajos”, las empresas nacionales exportan sobre todo a la Eurozona y la inflación se mantiene en niveles bajos.