La aprobación de la reforma laboral del Gobierno supuso la laminación de buena parte de la negociación colectiva en España. La incipiente recuperación económica y las mejores perspectivas, sin embargo, están dándole la vuelta a esta situación, y cada vez son más los convenios y los trabajadores cubiertos por ellos.

La reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy supuso en la práctica una laminación de la negociación colectiva. Tanto es así que el número de convenios colectivos vigentes se redujo un 40% entre 2011 y 2014, según un reciente estudio publicado por la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas). Esto supuso una caída de cerca de cuatro millones de trabajadores amparados por este tipo de acuerdos entre patronal y sindicatos.

Pero la situación parece haber cambiado. Al menos eso es lo que reflejan los distintos informes publicados por UGT (Situación de la Negociación Colectiva hasta julio de 2015) y la patronal CEOE (Negociación Colectiva a agosto de 2015) a partir de los datos del Ministerio de Empleo.

Tal como muestra el informe de UGT, elaborado por su Gabinete Técnico, la negociación colectiva en realidad inició una senda de recuperación ya en 2014 “después de reducirse un 25,23% entre julio de 2012 y julio de 2013”. Esta evolución inicialmente tímida se ha consolidado a lo largo de 2015 y actualmente ya hay un 29% más de trabajadores cubiertos por un convenio colectivo de los que había en julio de 2012 (ver gráfica inferior).

La mayoría de los nuevos casos de trabajadores amparados por la negociación colectiva lo están gracias a convenios de ámbito superior a la empresa (sectorial, etc) pese a que la reforma laboral preveía un auge del ámbito de la empresa. Frente a los 222.00 trabajadores que dependen de convenios de empresa, había en julio de este año (últimos datos disponibles) más de 3,9 millones de trabajadores bajo el paraguas de un acuerdo de ámbito superior.

Cada vez más empresas afectadas

Tras años de continuos descuelgues, inaplicaciones, etc, desde el sindicato UGT se muestran sorprendidos de la cada vez mayor cantidad de empresas afectadas por los nuevos convenios colectivos. “Llama la atención el enorme incremento que se viene observando en el número de empresas afectadas”, explican. Así, en julio de este año hay un 27,58% más de empresas sujetas a la negociación regulada y vigente que en el mismo mes de 2014″.

En un primer momento, la reforma laboral provocó un “enorme retraso” en la negociación colectiva, toda vez que las empresas no sabían exactamente hasta dónde podía llegar la nueva legislación laboral, por lo que postergaron más allá de lo conocido la llegada a acuerdos. Sin embargo, esta situación parece haberse revertido de una forma notable, ya que actualmente ya hay más convenios nuevos que en el mismo mes de hace tres años. Desde UGT reconocen que “iniciaron una senda de recuperación que, aunque todavía no ha alcanzado el nivel de junio de 2012, va en aumento a un ritmo bastante acelerado”.

Los salarios vuelven a crecer

Una de las consecuencias indirectas de esta mayor actividad de la negociación entre sindicatos y patronal es el incremento salarial medio. Tras años consecutivos de incrementos salariales medios cada vez menores (0,65% en 2013 y 0,55% en 2014) este año se ha roto la inercia y la subida media de los salarios acordada por los llamados agentes sociales es de un 0,74% a julio de 2015. “De mayor importancia resulta el hecho de que venga aumentando, aunque muy ligeramente, el incremento negociado en el dato acumulado mes a mes”, añaden desde UGT.

Esto a su vez se traduce en que cada vez son menos los trabajadores que ven sus salarios congelados o reducidos respecto al año anterior. Desde enero el porcentaje de asalariados “congelados” o reducidos ha caído mes a mes. Así, a julio de 2015 el porcentaje de empleados con convenio a los que no se va a subir su sueldos es del 10,41%, el menor desde la aprobación de la reforma laboral.

FOTO: CONFAES en FLICKR