El Banco Popular de China (PBOC) ha reaccionado a la segunda jornada consecutiva de desplome en los mercados del gigante asiático y a la incertidumbre sobre la solidez de la economía del país anunciando un recorte de medio punto porcentual en el coeficiente de reserva de capital exigido a los bancos y una rebaja de un cuarto de punto en el tipo de interés de referencia para los préstamos y los depósitos a un año.

En concreto, según Europa Press, el banco central de China ha reducido en 25 puntos básicos el interés aplicado a los préstamos a un año, que se sitúa en el 4,6%. Se trata del quinto recorte de la tasa desde el pasado mes de noviembre.

Asimismo, el instituto emisor chino ha anunciado una rebaja de 25 puntos básicos en el interés aplicado a los depósitos a un año, que pasará a ser del 1,75%.

El banco central indicó que su decisión de bajar los tipos de interés busca estimular la actividad de la economía “reduciendo el coste de financiación y promoviendo un desarrollo sostenible de la economía real”.

Por otro lado, el Banco Popular de China ha reducido en medio punto porcentual el encaje bancario exigido a la mayoría de los bancos del país, lo que liberará fondos para las entidades chinas.

A este respecto, el banco central del gigante asiático precisó que estas menores exigencias de encaje pretenden “mantener unos niveles adecuados de liquidez y promover un desarrollo económico estable y saludable”.

Por otro lado, la entidad recuerda que la reciente reforma del mecanismo de fijación del cambio del yuan frente al dólar “puede causar fluctuaciones de liquidez en el proceso de encontrar su equilibrio.

Las bolsas chinas sufrieron este martes un nuevo batacazo después del ‘lunes negro’ que vivieron ayer los mercados. En concreto, la Bolsa de Shanghai, concluyó la jornada con un descenso del 7,6%, hasta los 2.963 puntos, mientras que la Bolsa de Shenzen, la segunda más relevante del gigante asiático, bajó un 7%, hasta los 10.197 puntos.

Li: “No hay base para la continua depreciación del yuan”

Por su parte, el primer ministro chino, Li Keqiang, ha asegurado en un mensaje televisado este martes que no hay bases para una continua depreciación del la moneda china.

“Actualmente no hay base para una continua depreciación del renminbi (yuan), que tiene la capacidad para mantenerse en un nivel razonable y equilibrado”, dijo Li, recogido por Europa Press.

Los fundamentos de la economía china no han cambiado y el Gobierno podría alcanzar sus principales metas económicas previstas para este año, agregó.

El Banco Popular de China (PBOC) sacudió a los mercados al devaluar al yuan casi un 2% el pasado 11 de agosto. El Banco Popular de China describió la medida como una reforma de libre mercado pero algunos lo interpretaron como el inicio de una depreciación del yuan de largo plazo para apuntalar las exportaciones.