El sector del taxi vive su cambio definitivo. Quienes no se adapten a un nuevo entorno tecnológico darán vueltas por la ciudad mirando cómo los clientes montan en otros coches, pero nunca el suyo. Uno de esos, seguramente, será de Mytaxi que sigue su apuesta española a buen ritmo.

“Estamos en el gran cambio del sector del taxi, y no solo por la base tecnológica que permite la geolocalización, que eso ya lo ha transformado”. Así de rotundo se muestra el CEO de Mytaxi en España, Antonio Cantalapiedra, compartiendo con SABEMOS su visión sobre un sector que se encuentra mudando de piel por última vez (de momento). Primero fueron las emisoras que conectaban los taxis, luego las radios para hacer reserva vía teléfono, y una vez que los smartphones se hicieron dueños de la mano, llega el turno de la internet.

De este modo han surgido aplicaciones como Mytaxi, que de un modo sencillo conecta a los usuarios de taxi con los taxistas para poder solicitar un vehículo a través del terminal móvil (y además pagar) sin ninguna complicación. Tiene el añadido de que se pueden hacer reservas con cuatro días de antelación, o la opción de que te lleve tu taxista favorito. En este ecosistema ya hay más de 2.500 taxistas en Madrid y más de 1.600 en Barcelona que forman parte de su flota. Además, Sevilla y Valencia se han incorporado recientemente. Pero no solo eso, a nivel de grupo, Antonio presume de que ya hay más de 2 millones de descargas y 1 millón de usuarios activos.

Así pues, en este entorno cambiante, Antonio cree que el sector ha dado un paso definitivo hacia la integración total con las ciudades inteligentes y el ‘internet de las cosas’. Además, presumiendo de negocio, cree que ellos contribuyen a que haya una mejora en la movilidad dentro de las ciudades, que en ocasiones tanto lo necesitan.

Por otra parte, también reflexiona sobre ese cambio a nivel comunicativo, ya que ahora pueden hacer mejores estrategias de marketing y dirigirse a los futuros clientes de una manera más eficiente.

Turno de la actividad

“Lo que ha cambiado internet y los smartphones, es que el centro de la cadena de valor es el cliente, cosa que antes en el sector del taxi no se tenía en cuenta”. En esa serie de cambios necesarios para una transformación vital, quienes quieren hacer negocio con lo de transportar personas han percibido que no valía con esperar a que el cliente levantará el brazo. Por eso, explica Antonio, “Mytaxi lo que hace es poner al cliente como foco de valor mediante el marketing”.

Ese paso más consiste en provocar que sea el cliente quien vea el taxi como un servicio de valor añadido. Para ello recibe ofertas y descuentos que animan a entrar en esa cadena de valor. Un ejemplo fue la promoción que tuvieron en privamera donde los clientes y usuarios de Mytaxi se ahorrban un 50% si pagaban con la app de la compañía.

Pero no es el único aspecto. Al menos no para Mytaxi. Cuenta Antonio a SABEMOS que ellos buscan de manera constante que “la app esté muy viva y que conecte la aplicación tecnológica con la profesionalización de la flota”. Al apostillar esto, el responsable de la compañía en España, deja claro que no critica a los demás taxistas que no se han reconvertido tecnológicamente, ni tampoco les tilda de poco profesionales, aunque es muy exigente con el sector en el que trabaja y reconoce que en algunos aspectos no se ha hecho del todo bien, y de ahí que las críticas que siempre ha recibido España sean más o menos merecidas.

“Además, en España el turismo es muy importante, eso no se puede obviar, por lo que no hay mejor carta de presentación para un turista que en las calles haya taxis delicatessen, con un vehículo renovado”. En este caso vuelve a mostrar los espolones y reconoce que en su caso hay ya taxistas con licencias inferiores a los 5 años, y que por lo tanto buscan regenerar parte de su flota con otros perfiles.

De hecho, asegura que intentan ofrecer un mejor servicio cada día. Por ejemplo, habla de que los taxis lleven botellas de agua para los pasajeros, el periódico del día, o incluso pueda haber una conexión WiFi. Simplemente hacer un servicio con valor añadido.

Madurez del mercado y competencia

Hay preguntas en la recámara sobre sus rivales. O mejor dicho, de forma indirecta sobre el que ahora mismo es su gran rival: Hailo. Pero antes, para que se genere un escenario competitivo, hay que testear el mercado español y su madurez. En este caso el CEO de Mytaxi en España afirma que fue una gran sorpresa, ya que “se demostró que los buenos resultados obtenidos eran escalables”. Vaya, por fin España parece un terreno abonado para los negocios. Y todo son certezas. “Ahora mismo el mercado español está tirando de la empresa a nivel europeo. Eso quiere decir que está muy receptivo y maduro. Y se observa en que el 60% de los pagos de hacen a través de la app de pago, mucho más por ejemplo que en Alemania”.

¿Por qué los taxistas deben elegir Mytaxi? La pregunta es clara, la respuesta de Antonio más: “A día de hoy ofrecemos más trabajo y más servicio que los rivales. Damos más servicio que la competencia”. Aunque el fondo de su mochila guarda más pólvora para continuar la respuesta. “Nosotros queremos hacer una comunidad, ir más allá de dar carreras a un taxista. Por ejemplo tenemos un acuerdo con Samsung para dar formación tecnológica. También damos formación para poder atender mejor a los turistas, sobre todo a los chinos”. Todo gira en torno a esa profesionalización. Quizá se trata de luchar contra el estigma del taxista que oye las tertulias de radio más extremas. Imagen, todo es imagen.

En todo este contexto hay que tener el cuenta el modelo de negocio. Mytaxi se lleva una comisión por cada viaje que realizar el taxista. Más viajes, más comisión. Mejores servicios, el boca-oreja funcionando mejor y más comisiones. Simple.

Uber: un ‘eneamigo’

Llegó la hora de hablar de Uber. El titular para la entrevista anda cerca. Todos insisten en lo mismo: “No somos Uber”. Pero la realidad es más tozuda. Antonio lo sabe y por eso asegura que “el tema de Uber es algo que ha impregnado a toda la sociedad. Por ejemplo se habla de la uberificación de algo”. Añade que “todo lo que viene de Silicon Valey es lo más cool. Además ellos han sabido venderse muy bien. Hacen una comunicación perfecta para que el mensaje se expanda a través de los medios de comunicación”.

Y aquí está el titular: “Mytaxi surgió a la vez que Uber, no somos una copia”. No es lo más llamativo que ha dicho Antonio en la entrevista, ni siquiera sobre Uber, pero hay un matiz que convierten estas palabras en esenciales, ya que a continuación resalta que todo el asunto que rodea a esta compañía americana “denota un cierto complejo de inferioridad por parte de los demás”. Cree que en España y Europa hay empresa que hacen las cosas muy bien, y que por lo tanto habría que ponerse en valor. No tomar referencias prestadas, sino dar un gran servicio.

Por otra parte, no hay más lío con Uber. Antonio sabe que se enmarca en la conversación porque ahora mismo genera polémica, pero en realidad lo ve como un amigo tecnológico del que observar cosas. Eso sí, cree que su forma de entrar en los mercados no es la más correcta y deben ajustarse a las leyes, como por ejemplo hace su empresa.

Un futuro en cuatro ruedas

Da lo mismo lo que haga Uber. Antonio tiene muy claro lo que deben hacer ellos en Mytaxi. En este caso su principal objetivo es crecer y crecer. Marcan un periodo de tiempo cercano en el tiempo, diciembre. Se imponen como gran obligación consolidar los mercados de Sevilla y Valencia, además lógicamente de Madrid y Barcelona, e incluso ya se piensa en otras ciudades.

De hecho, sin querer profundizar en el tema, desliza que también pueden llegar a otros países cercanos a España. Además, en cuanto al negocio, advierte que de momento no han pensado introducir publicidad en la app, quiere que sea lo más limpia posible, que el usuario no tenga problemas para manejarla y que sea amigable.

El futuro del taxi se escribe con nombre de app. Levantar la mano ha quedado atrás. Ahora se elige destino, conductor, modo de pago… algunos programas de radio perderán oyentes.