En agosto, en domingo y con fútbol. El gobierno valenciano ha elegido una fecha de manual para lanzar el globo sonda más importante de su primer año de mandato: su intención de reabrir un Canal 9 low cost que no necesite trabajadores.

La medida supondría una fórmula provisional mientras el nuevo gobierno regional busca cómo reabrir una televisión valenciana sostenible, pero también amenaza con poner en pie de guerra al importante colectivo de extrabajadores de Ràdio Televisió Valenciana que ya demostró al anterior Presidente de la Generalitat, el popular Alberto Fabra, ser un enemigo que más vale no tener en contra.

El gobierno valenciano ha filtrado a los medios su intención de retomar las emisiones de Canal 9 con un modelo de emisión de contenidos en diferido que no necesite apenas personal. El modelo tendrá que pasar antes un debate parlamentario, pero los detalles filtrados interesadamente desde la sede del Palau de la Generalitat hablan de una fórmula de emisión provisional que permita disponer ya de una televisión en valenciano cuyos contenidos se sacarán del archivo audiovisual que dejó Radio Televisió Valenciana (RTVV). El proyecto no tendría demasiadas complicaciones técnicas para realizarse y permitiría sacar réditos al archivo de contenidos de Canal 9 no sólo sigue costando dinero a los valencianos con adquisiciones de derechos audiovisuales programadas por el gobierno anterior, sino que incluso dispone de material interesante para la audiencia como los episodios inéditos de la serie más exitosa de la historia de la cadena, L’Alqueria Blanca, que sólo han podido verse en internet y modalidad de pago por visión.

La versión filtrada desde la Generalitat es que esta medida se pone en marcha con intención de tener un canal activo mientras se busca la fórmula más adecuada de diseñar un Canal 9 sostenible económicamente y con un número adecuado de trabajadores. Sin embargo desde el colectivo de extrabajadores de RTVV la noticia no se ha recibido precisamente con entusiasmo porque el nuevo proyecto de televisión low cost contempla una emisión en directo que sí que necesita trabajadores especializados pero que se va a realizar sin ellos.

Ximo Puig y la fiesta del 9 de Octubre

Cuando Ximo Puig avisó a principios de verano que la reapertura de Canal 9 podía realizarse de forma meramente testimonial para retransmitir los actos del día de la autonomía, a muchos les pareció que el nuevo President se estaba desdiciendo nada más tomar posesión de su primera promesa electoral, reabrir Canal 9 para el 9 de octubre de 2015. La sensación de que se estaba preparando a la población para no cumplir con los plazos se acrecentó cuando la vicepresidenta y portavoz del Consell se desmarcó de la fecha anunciada por Puig declarando que estaba basada en “un cálculo muy optimista del tiempo teneiendo en cuenta el problema judicial y la deuda”. Hoy parece claro que la voluntad política del Consell de retransmitir la celebración institucional está por encima de cualquier otro condicionante técnico y económico. Los valencianos verán por televisión el primer 9 d’Octubre en 20 años con un gobierno progresista.

Para Puig la retransmisión de estos actos es una cuestión vital. Por una parte evitará que la oposición le eche en cara que no cumplió su promesa de devolver a las ondas la televisión valenciana para el 9 de Octubre, por otra para su gobierno es importante dar publicidad a los cambios que PSOE y Compromís han introducido en una celebración que fue estratégicamente utilizada por el Partido Popular para asociar los signos de identidad valencianos con los ideales de su partido.

Pero casi más importante para Puig es que el 9 de Octubre le supondrá tener por fin su primer gran momento de protagonismo de cara a la ciudadanía. Desde que arrancara la nueva legislatura los cambios en Valencia se han asociado a Compromís. Tanto las declaraciones de la portavoz del Consell, la carismática Mónica Oltra, como los cambios que ha vivido el ayuntamiento de Valencia de la mano de Joan Ribó han dominado el relato audiovisual del cambio valenciano. Los actos del 9 d’Octubre permitirán a Puig ponerse por primera vez desde la investidura en el centro de todas las miradas y recordar a los valencianos que él  es el rostro del cambio.

Como ya dijimos en su día, el principal escollo para la reapertura de Canal 9 es la imposición legal de volver a contar con sus ex-trabajadores si se reabre antes de dos años de su despido. Durante las dos décadas de gobierno del Partido Popular la plantilla de Ràdio Televisió Valenciana sufrió un espectacular crecimiento. Si en 1995 la radio y la televisión valencianas sumaban 687 trabajadores entre todos sus departamentos, en 2015 la plantilla superaba los 1.200 trabajadores, aunque se calcula que en su punto álgido el ente llegó a soportar 1.600 nóminas. El nuevo Consell pretende que la cifra sea más ajustada a la realidad económica, y las necesidades productivas del nuevo ente, pero no acaba de dar con la fórmula. ¿Cómo pues piensa Puig retransmitir los actos del 9 d’Octubre  en una televisión sin trabajadores? Pues haciendo que su nuevo Canal 9 se limite a replicar la señal audiovisual que ofrece desde internet el canal parlamentario valenciano (el Canal GVA).

De esta manera Puig utilizará el personal que se dedica a retransmitir las ruedas de prensa y debates de Les Corts para cubrir los puestos que deberían ocupar los extrabajadores de RTVV sin incumplir el mandato que impone el ERE.

Los extrabajadores a la espera

La noticia por supuesto no ha entusiasmado al colectivo de extrabajadores de Ràdio Televisió Valenciana que si bien no tienen ya Comité de Empresa, al haber sido despedidos los últimos trabajadores del ente, aún se mantienen suficientemente unidos para manifestarse a las puertas de Les Corts. El anuncio en pleno fin de semana de agosto les ha pillado totalmente desprevenidos y con algunos de sus principales portavoces fuera de la Comunidad Valenciana.

Desde la antigua plantilla, en todo caso, se reitera la voluntad de negociar que siempre ha tenido el colectivo y esperan poder reunirse con el Consell para conocer, de primera mano, cuales son los planes reales para recuperar Canal 9 la televisión que luchan por recuperar desde que el gobierno anunció su cierre la noche del 28 de noviembre del año 2013.