En SABEMOS ya habíamos apuntado cómo Víctor Madera, el hombre para la sanidad del fondo de capital riesgo CVC en España y presidente del grupo quirónsalud, apodado como ‘ el ministro de Sanidad en la sombra del PP ’ por su temprano éxito a la hora de llevar a Madrid, de la mano de Esperanza Aguirre e Ignacio González, el llamado Modelo Alzira de privatizaciones sanitarias, se estaba adueñando de otro mercado complementario, el de la prevención laboral, en toda España, aprovechando que las Mutuas, forzadas a vender por el PP (y por sus propios tejemanejes) estaban obligadas a vender a toda prisa esta parte de su actividad.

Así, en un momento convulso para el sector, quirónsalud –tras ver frustrados por los tribunales sus planes de expandir el Modelo Alzira–, ha aprovechado para comprar cuatro compañías de prevención laboral a las mutuas Fremap (Premap), Fraternidad Muprespa (Fraterprevención), Mutua Universal (Unipresalud) y MC Mutual (MC Prevención). Unas operaciones que, según el último informe elaborado por la patronal Asprecat y la Oficina de Prevención de Riesgos Laborales de Foment del Treball, le dan acceso a una facturación que se sitúa en más de 273 millones de euros.

Esta suma les convierte en el mayor agente, con diferencia, del sector. Y aquí empiezan los problemas. Porque en la notificación de concentración que aprobó la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) el pasado 11 de junio, los datos no coinciden, ni mucho menos, con los que ofrece el sector.

En el informe ya mencionado de Asprecat y Foment del Treball, se calcula una facturación total del sector de 800 millones de euros entre servicios de prevención (280 millones) y sociedades de prevención (520 millones). Muy distante del tamaño de sector de 1.300 millones de euros que dio por bueno el regulador. En parte, tras dar por buenas las estimaciones del propio solicitante.

Y sí, otros agentes del sector han realizado otras fusiones. Es el caso de Grupo Preving, que ha pasado a representar una facturación de algo más de 25 millones de euros con la fusión de Egarsat, Prevenna, Preving, Alseprem e Icese). O Grupo PFA, con la integración de la propia PFA con Previmac y Sprill. Pero ninguno está cerca siquiera de alcanzar el tamaño de mercado de quirónsalud, como se puede ver en el gráfico.

Según los datos de estas patronales, la nueva compañía, con enormes sinergias en el campo de la sanidad privada, supone más del 34% de la facturación del sector, cuando según la CNMC este porcentaje estaba “entre el 20 y el 30%”. Además, fuentes del sector consultadas por SABEMOS subrayan que en determinades localidades esta cuota de mercado es mucho más alta, debido a que las operaciones adquiridas eran especialmente fuertes en sitios como en la provincia de Las Palmas, Cataluña o Madrid. 

El superregulador, creado por el Gobierno en 2013 y adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad, ha levantado desde su creación críticas sobre cómo sólo ha servido para que el Gobierno incremente el control sobre sus decisiones. Este mismo mes de julio, el Tribunal Supremo ha presentado cuestiones prejudiciales ante Bruselas cuestionándose la legitimidad de su creación, del mismo modo que en el año en que se produjo se dudó seriamente de su independencia, dado el perfil de los consejeros elegidos.