La bolsa española ha perdido hoy el 5,01%, la mayor caída desde agosto de 2012, y se ha situado en nivel de principios de enero al cerrar bajo 9.700 puntos, afectada por la bajada de las plazas internacionales por la desaceleración de la economía china, según expertos consultados y datos del mercado.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se ha colocado en 144,7 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 2,036%. En el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,1614 ‘billetes verdes’.

Los malos augurios sobre la economía china han pasado factura a las principales plazas europeas, que no han conseguido mantener el tipo en la sesión de hoy: París ha perdido un 5,38%, Francfort un 4,6% y Londres un 4,29%.

ArcelorMittal y Acerinox han sido los dos valores que más han sufrido en la jornada de hoy debido a la exposición que tienen en China, de modo que han recortado un 9,3%, hasta los 6,68 euros, y un 5,6%, hasta los 9,53 euros, respectivamente. Repsol también ha sido uno de los valores que más han acusado el golpe bajista, con un recorte del 8,81%, seguido de Banco Santander, que ha retrocedido un 6,96%. Técnicas Reunidas ha perdido un 5,89% y ACS un 5,85%. Abengoa ha sido el único superviviente de la sesión, con un repunte del 3,33%, hasta los 0,774 euros.

Los ‘pesos pesados’ del selectivo también se han teñido de rojo, con recortes que han oscilado entre el 8,8% de Repsol y el 3,8% de Endesa. Santander ha cedido un 6,96%, Telefónica un 5,15%, BBVA un 4,89%, Iberdrola un 4,84% e Inditex un 4,1%.

Iber en pérdidas

El Ibex comenzó la jornada cediendo más de un 3% afectado por la fuerte caída registrada en los mercados asiáticos –el Nikkei japonés retrocedió en la sesión de ayer un 4,6% y la Bolsa de Shanghai más de un 8%– y el descenso del precio del petróleo.

A medida que avanzaba la sesión, el selectivo español fue ampliando sus pérdidas hasta superar el 7% a las 15.30 horas, después de confirmar la mala apertura de Wall Street. En concreto, el Dow Jones inició la sesión con un retroceso del 3,25%, hasta los 15.924,66 puntos. En el caso del Nasdaq, la caída en la apertura fue del 7,53%, situándose en los 4.351,61 puntos.

Con las abultadas caídas que se han visto en la jornada de hoy, el Ibex ha entrado en negativo y ya pierde un 5,08% en lo que va de año, situándose en niveles de enero de 2015.

Dudas ante el parón económico

El departamento de análisis de Bankinter señala que las caídas que se han visto en este ‘lunes negro’ en las principales bolsas se deben a la desaceleración de la economía china, pese a que nadie sabe “realmente” cuál es la magnitud de este parón. “Ese es el ‘quid’ de la cuestión, porque si nos encontramos ante un aterrizaje brusco, estamos hablando de una bomba de relojería”, advierten los expertos. Los analistas han señalado que no solo preocupa el freno de la economía china, sino las implicaciones “a nivel global” que ello conlleva, es decir, caídas en los precios de las materias primas, contagio a otros países emergentes o penalización de las compañías exportadoras.

Por su parte, el estratega de mercado de IG Daniel Pingarrón ha apuntado que la situación actual “es muy complicada e imprevisible” y adelanta que “lo más probable” es que se avecine un importante rebote, “siendo imposible saber cuánto durará”. Así, ha precisado que en el momento en el que los mercados chinos o los datos macroeconómicos chinos den alguna buena noticia (aunque aislada), los selectivos europeos rebotarán con fuerza en el corto plazo. “La duda está en saber si tras ese rebote, volverán a caer, o renacerán de las cenizas y recuperarán gran parte del enorme terreno perdido en las últimas dos semanas”, ha afirmado.

Mientras, el analista de XTB Daniel García ha explicado a Europa Press que el pánico vendedor que se está viendo en las bolsa es “aparentemente inusual”, al tiempo que ha advertido de que los inversores están temiendo una mayor devaluación del yuan. “Ante el ‘sell-off’ al que nos enfrentamos junto con el bajo crecimiento del PIB de la zona euro y de EE.UU. parece ser que China actuará como principal catalizador en este escenario de volatilidad”, ha apuntado.