Son muchas las ocasiones en las que sin darnos cuenta cometemos errores en nuestras redes sociales que pueden desembocar en un verdadero problema: no prestamos atención a quienes aceptamos como amigos ni nos paramos a pensar qué documento estamos descargando.

Las redes sociales son ese espacio en el que unos escriben lo primero que se les pasa por la cabeza, otros hacen profundas reflexiones, dónde podemos ver las 105 fotos de las vacaciones en Torrevieja que acaba de subir el primo Juan, compartir la cadena de los 50 años de mala suerte, darle me gusta a la foto de los gatitos bostezando o incluso jugar al Candy Crash. Sin embargo,  por insignificantes que puedan parecernos estas acciones (sobre todo después de haberlas leído una detrás de otra), hay quien está interesado en hacerse con tus datos de acceso y no solo para ver qué hiciste en tu último viaje.

Todos nuestros datos pueden encontrarse en Facebook, una de las redes sociales más utilizadas, y por ello debemos tomar algunas medidas de precaución. Pues más allá del robo de información o de perfil, nos podemos encontrar con virus o personas que te inundan el muro de spam.

Para evitar esto y conseguir una cuenta segura en Facebook existen algunas recomendaciones a tener en cuenta que podrían evitarnos algún que otro susto:

  1. Lo primero que debes saber a la hora de abrir una cuenta en una red social es que tienes que utilizar una contraseña segura y única, o lo que es lo mismo, que contenga al menos 6 letras (a poder ser tanto mayúsculas como minúsculas), números y signos de puntuación. Esta contraseña no debería utilizarse en ninguna otra cuenta y tendría que cambiarse a menudo para asegurarnos de que nadie puede acceder a nuestro perfil.
  2. Piensa antes de hacer clic sobre cualquier página. Da igual que estos enlaces provengan de una conversación o publicación de un amigo o conocido, si ves que su contenido puede ser sospechoso repórtalo. El mismo consejo debe aplicarse a la descarga de documentos, pues si ves algo raro o no estás seguro de lo que puede contener, no lo descargues.
  3. Cuidado con las páginas falsas, aplicaciones y juegos, ya que en muchas ocasiones podemos encontrar anuncios realmente espectaculares con ofertar demasiado buenas como para ser ciertas. En caso de duda, comprueba siempre que la página está verificada. Esto mismo ocurre con los juegos, medio a través del cual muchos estafadores buscan acceder a tu cuenta de Facebook.
  4. No aceptes solicitudes de amistad de personas que no conoces, pues no sabes si detrás de ese supuesto amigo que no te suena de nada se esconde un perfil falso manejado por un estafador. Una vez que accedes a ser tu amigo les das libertad para que publiquen spam en tu muro, etiquetarte en fotos y enviarte mensajes maliciosos.
  5. No publiques tus datos de acceso, como el correo electrónico y la contraseña. Cuidado con esto, ya que en ocasiones las páginas pueden hacerte ofertas si compartes tu información de acceso con ellos, algo que viola la Declaración de Derechos y Responsabilidades de Facebook. Además, si la red social te pide que vuelvas a introducir la contraseña (por ejemplo, al cambiar los datos de configuración de cuenta), comprueba que sigues en la página, que no has abandonado la URL facebook.com/.
  6. Entra en la página oficial a través de facebook.com, pues los estafadores pueden crear una web falsa con una apariencia similar a la de Facebook. Así que antes de introducir los datos comprueba la URL de la página.
  7. Actualiza tu navegador para asegurarte una mayor protección, ya que las últimas versiones de los navegadores cuentan con protecciones de seguridad capaces de avisarte si estás a punto de entrar en un sitio de phishing sospechoso.
  8. Comprueba la seguridad en la cuenta de Facebook. A través de esta herramienta que Facebook pone al servicio de sus usuarios se puede revisar la seguridad o añadir nuevas medidas.