En la lucha de poderes que existe entre los grandes fabricantes de tecnología móvil parece que no queda hueco para los humildes, esos que aspiran a colarse en el bolsillo de los usuarios. Aunque en realidad los hay, como el Motorola Moto G 2015, pese a que se trata de una lucha desigual.

Los ríos de tinta derramados por los hermanos menores del Motorola Moto G 2015 han sido inauditos. Solo a la altura del ya olvidado Nexus 5. Terminales que vienen con un aura de solucionar el ecosistema móvil, que solo resisten hasta que el boca-oreja cumple su misión. ¿Recomendaría el Moto G 2015 después de haberlo probado? Supongo que sí. Pero también tengo claro que se trata de un dispositivo con unas características muy concretas y, pese a ello, para un público muy general.

Es decir, se trata de un currante. Un móvil obrero, batallador, de dar la talla día a día. Sin alardes, sin florituras. Con un diseño funcional, cómodo, poco atractivo pero con ínfulas de elegancia. Se trata de ese chico o chica que puede ser la segunda mejor opción de tu vida, pero que, puestos a elegir, nunca sería la primera.

Primeras impresiones

Las primeras impresiones del Moto G 2015 no son para perder la cabeza. Su apariencia, sencilla, revela de forma inmediata un aire a gama media de la que no puede escapar. Y ese es su tormento, pero a la vez bendición. Al hablar de tecnología, como si fuéramos rapsodas de conocimiento infinito, la gente pregunta “qué móvil me aconsejas comprar”. Y esa es la gran pregunta para la que este móvil tiene la respuesta.

Retomando el asunto de las características del Moto G de tercera generación, y por qué es para todo el mundo, la realidad es que se trata de un dispositivo válido para todo, pero que no destaca en nada. No obstante, ¿qué esperar por 200 euros? Sí, cierto, se trata de un gasto elevado si lo comparamos con otro tipo de productos de consumo electrónico. Una aspiradora decente cuesta eso, y pensar que un “móvil” vale lo mismo, puede ser extraño. Pero no olvidemos que los topes de gama que han salido este año al mercado están por encima de los 700 euros. O incluso los 1.000.

Dicho esto, el Moto G 2015 es un dispositivo perfecto para quien no precisa de las mejores fotos, ni necesita descargar todas las apps que vea recomendadas en Twitter, y por ejemplo, tampoco lo use como herramienta de lectura. Para todo lo demás, es decir, lo que hace un usuario estándar: matarse a selfies, subir fotos a Facebook y escribir por WhatsApp, es un terminal muy competitivo.

Cámara y pantalla

Las 5 pulgadas del Moto G 2015 parecen ser más debido la montura, que realmente es uno de los verdaderos inconvenientes de este terminal. Su carcasa curvada en la parte posterior le otorga una sensación de mayor tamaño. Demasiado. Quizá eso produzca una apariencia de smartphone poco sofisticado.

En cuanto a la cámara, sus 13 Mp resuelven a la perfección esas necesidades para el usuario amateur, el de las barbacoas y las vacaciones en el hotel con “pulserita”. Quizá una de las mejores cosas que habría que reseñar en este aspecto es el modo HDR. Lo que hace, explicado de forma abreviada, es tomar varias imágenes rápidas con diferentes ajustes de exposición para luego “unirlas” y conseguir así la mejor toma posible.

El cuerpo

Sería gracioso preguntar cuántas veces la gente levanta la tapa de su móvil para ver las tripas. Seguramente una, para introducir la SIM; o dos, si luego compra una micro SD. Aunque muchos terminales dejan esa opción en los laterales del dispositivo, en el caso del Moto G 2015 están en la parte interior. Quizá innecesario al no poder extraer la batería, y más con el problema que puede generar en el pliegue de la carcasa teniendo en cuenta que es sumergible en agua. Es decir, da cierta sensación de inseguridad de cara a que le entre agua, que supuestamente le puede entrar.

Por lo que respecta a su procesador, se mueve con un Qualcomm Snapdragon 410, algo que ha sido criticado ya que es uno de los aspectos donde este terminal pierde prestancias. La gama media tiende a otro modelo de smartphone con más potencia y lo mismo ocurre con la RAM o mejor dicho la versión de un smartphone con 1 GB de RAM.

Pese a todo, el uso se hace bastante fluido y su respuesta es rápida. Quizá baja el rendimiento como es normal con muchas aplicaciones abiertas, pero esto será mucho menos apreciable en la futura versión con 2 GB de RAM (al menos eso cuentan los que saben mucho de eso).

Con todo esto, su pega, es decir, lo que sería LA GRAN PEGA, es que de los 8 Gb que trae de memoria interna se queda en 4 GB, por lo que el uso de la micro SD ampliable se hace necesario. Grabar dos videos supondría dejar sin espacio al terminal. Una gran pega para esos que inmortalizan todo. Y todo es todo.

Batería y curiosidades

De la batería se puede decir lo que cualquier otra. Si lo usas mucho, se acaba pronto. No obstante, cabe señalar que no se trata de uno de sus fuertes, y los 2.470 mAH que viste se quedan en paños menores en un día de mucho uso.

Luego, tiene varias opciones de movimiento automáticos para activar la cámara o encender la linterna, que sin bien buscan facilitar el uso del terminal para tener más rápido estas funciones, te arriesgas a que al mover la mano fuertemente el móvil se vaya al suelo. O, aún peor, al hacer eso en público pueden pensar que te está dando una especie de ataque.

En definitiva, se trata de un terminal muy funcional que, en principio, su relación calidad-coste le avala como uno de los grandes en el mercado. Ahora bien, si realmente no se le puede dar un uso con respecto a memoria RAM o cámara que se le da a un tope de gama, y solo lo quieres para hacerte selfies y escribir a tu pareja, puede que realmente 200 euros sea mucho. No obstante, es un terminal al que se le puede exigir y dará buen resultado.

motorola moto g (2015)

  • A la venta: julio de 2015
  • Dimensiones: 142,1 x 72,4 x 11,6 mm
  • Peso: 155 g
  • Pantalla: 5 pulgadas con resolución HD y Gorilla Glass 3
  • Sistema Operativo: Android 5.1.1 Lollipop
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 410 quadcore a 1,4GHz
  • RAM: 1 GB o 2 GB
  • Memoria interna: 8 GB o 16 GB (ampliable hasta 32 GB mediante una tarjeta microSD)
  • Batería: 2.470 mAh
  • Resistencia al agua: IPX7 (30 minutos a un metro de profundidad)
  • Cámara: trasera de 13 MP y delantera de 5 MP
  • Conectividad: GSM/GPRS/EDGE, UMTS/HSPA+, 4G LTE
  • Colores: Blanco y negro (con carcasas intercambiables)
  • Precio: modelo básico 199 euros