Verano caliente en la Comisión Nacional del Mercado de Valores. La Policía investiga una presunta trama corrupta que durante años habría estado concediendo o negando licencias a cambio de sobornos y comisiones. La investigación surge a partir de dos denuncias de presuntas entidades agraviadas por estos posibles delincuentes. ¿Pero hasta qué punto tienen fundamento?

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el organismo público independiente encargado de velar por el normal funcionamiento de las bolsas y por la seguridad de los inversores, podría tener al enemigo dentro. Esta es al menos la sospecha de la Policía, que a través de su unidad de delincuencia económica (UDEF) investiga de forma preliminar una presunta red corrupta de altos cargos que chantajearía a firmas de inversión a la hora de concederles o no licencias de funcionamiento.

El diario digital El Español daba la primicia el pasado 29 de julio. El informe policial hablaba de al menos cinco altos funcionarios de la CNMV presuntamente implicados en la trama, así como de varios denunciantes. Desde entonces se han podido conocer más y más detalles, ha habido respuestas, desmentidos y aclaraciones. Aquí unas claves para entender la crisis que vive el regulador de los mercados financieros en España.

  • La Operación Parqué: Es el nombre que se le ha dado a la investigación, abierta ya en 2012 a raíz de la denuncia de una de las firmas presuntamente perjudicadas. En esencia, según los denunciantes, se trata de una presunta trama que concedía o denegaba licencias y permisos a cambio de contraprestaciones económicas. Es por esto que la UDEF analiza los patrimonios de cinco altos cargos de la CNMV para detectar si éstos pudieran haberse acrecentado de forma irregular gracias a estos sobornos cobrados. En opinión de los investigadores existen indicios de delitos como el cohecho, la prevarización, la falsedad documental y el blanqueamiento, entre otros.

  • Elvira Rodríguez se lava las manos. La presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, fue sometida a las preguntas de la Policía a raíz de este caso la pasada semana, según publicó El Confidencial. El regulador, sin embargo, remitió posteriormente un comunicado en el que aclaraba que la presidenta no había sido interrogada, y que los hechos que se denunciaban habían sucedido en 2005 y 2011.

  • Los perjudicados: Dos firmas de asesoramiento financiero (EAFI) serían las supuestas perjudicadas por esta trama corrupta, Dracon Partners y Vetusta, a las que se habría suprimido la licencia para operar en 2011 y 2005 respectivamente. La UDEF sospecha, al parecer, que podrían haber sido más pero que no habrían denunciado por miedo a represalias. Pero lo cierto es que cuando la CNMV retiró la licencia a ambas firmas, tenía sus razones. Tanto es así que en marzo de este año impuso una multa a la misma. Dracon Partners, administrada por Sara Pérez de Frutos, fue una empresa cuya llegada al mercado provocó todo un terremoto en el sector. De hecho, en apenas dos meses se enfrenta a un juicio penal debido a su agresiva política de colocación de productos financieros de riesgo y a las pérdidas infligidas a sus clientes. Fuentes independientes consultadas por SABEMOS recalcan que las prácticas llevadas a cabo por la firma de asesoramiento traspasaban los límites legales, y que vendían productos financieros complejos y apalancados a sus clientes con técnicas agresivas. “Estaba cantado que le iban a retirar la licencia; colocaban warrants por encima de todo con el fin de obtener las mayores comisiones”, explica otra fuente del sector. En el caso de Vetusta, por su parte, la supresión de la licencia fue más por motivos de prevención, tal y como ha explicado el expresidente durante esa época, Manuel Conthe. Según explica, la firma no respondió adecuadamente a los requerimientos de información solicitados por la CNMV, y en un ejercicio de prudencia (ante la cercanía de casos como Gescartera o AVA) se optó por denegar la licencia. Los dueños de Vetusta han señalado por medio de un comunicado que el daño causado por la retirada de la licencia fue masivo para la entidad, tanto que les ocasionó su cierre.

  • El expresidente se defiende: El expresidente de la CNMV Manuel Conthe no ha permanecido callado. Bien al contrario, a través de su blog ha defendido su actuación y la de sus colaboradores de entonces y ha criticado la pasividad de la actual presidenta, Elvira Rodríguez. Conthe tildó de “monos con metralleta” a aquellos policías filtradores y medios de comunicación que han trasladado a la opinión pública la idea de que existía una trama corrupta en el seno del organismo regulador. Conthe además no evita entrar en el fondo del asunto, y niega siquiera la posibilidad de que existiera esta trama, ya que de ser así él y sus colaboradores serían algo peor que negligentes.

  • Un testigo protegido. Según publicó El Confidencial, hay en el caso un testigo protegido procedente de la propia CNMV, que al parecer sería una pieza clave ya que su testimonio daría detalles decisivos sobre la operativa de la presunta trama.

  • Un presunto beneficiado. Otra de las claves de esta investigación reside en la sospecha policial de que una empresa de asesoría e inversión resultaba beneficiada de esta trama corrupta. Se trata de Renta 4, una firma con décadas de experiencia. Al parecer, y según El Confidencial, esta compañía habría sido adjudicataria de buena parte de las clientelas de aquellas otras empresas a las que se retiraba la licencia. Es decir, que gracias a los directivos corruptos habrían logrado engrosar sus carteras de clientes.