Los tiempos de ahora poco o nada tienen que ver con los de hace apenas 5, 10 o 20 años, ahora convivimos con dispositivos y herramientas que incorporadas a nuestro trabajo podrían significar un aumento de productividad y eficiencia

Desde Atos se han dado cuenta de esta revolución digital en la que nos encontramos envueltos, y por ello ha decidido reinventar el puesto de trabajo mirando hacia un nuevo escenario necesitado de usuarios capaces de hacer frente a lo que se nos viene encima.

La solución, desarrollar un modelo de puesto de trabajo digital, centrado en las personas, que incorpora la movilidad, la utilización de múltiples dispositivos y los nuevos sistema de comunicación y colaboración.

Explica Lucas Ocaña, Atos Head of Sales MS Iberia, que “el objetivo es dotar al usuario final de las herramientas necesarias para que sus niveles de disponibilidad, productividad y eficiencia sean acordes con lo que se demanda de él en la empresa”. El nuevo modelo gira en torno al usuario, dotándolo de acceso virtual a todo tipo de dispositivos, servicios, aplicaciones… además de herramientas de colaboración que incluyen las redes sociales y las soluciones corporativas ad hoc.

Un cambio generacional en los puestos de trabajo que nos lleva a evolucionar y a adaptarnos a las nuevas tecnologías

Y es que estamos viviendo un enorme cambio generacional en el puesto de trabajo que lleva a introducir grandes cambios en la forma de trabajar. Así, el 40% de los empleados jóvenes demandan mayor flexibilidad en el trabajo, en cuyo desempeño muchos de ellos utilizan alrededor de tres dispositivos, además de aplicaciones de mensajería instantánea. Esta es una tendencia que parece no podremos parar, ya que se estima que en 2020 el 42% de los trabajadores sean millenials (nacidos durante la década de los 80), un porcentaje que llegará al 75% en 2030.

El modelo debe cambiar centrándose en las personas, adaptándose a las nuevas necesidades y al entorno. Desde Atos reclaman centralización, para mejorar el control y simplificar la gestión, reduciendo los costes, y la transformación desde el actual modelo reactivo a uno proactivo. “Los usuarios quieren poder trabajar desde cualquier ubicación y, si puede ser, desde un dispositivo de su elección, que tenga acceso a sus datos de forma rápida y transparente. También quieren poder colaborar con sus compañeros y recibir soporte efectivo, rápidamente”, señala Lucas Ocaña.

Áreas que merecen especial atención

El nuevo puesto de trabajo adaptativo creará empresas móviles y centradas en los usuarios, invirtiendo en cinco grandes áreas:

  1. La virtualización de las aplicaciones y la disponibilidad permanente de los archivos, que además incluye la gestión de las aplicaciones de usuario, de presentación y de virtualización y el acceso cloud (a través de la nube) a los archivos.
  2. El suministro de servicios on-site y multicanal, con gestión del cambio, soporte social, autoservicio multicanal, apps store y servicios onsite.
  3. La integración de la mensajería y las redes sociales corporativas para favorecer la colaboración dinámica de los trabajadores. Incluye soluciones cloud, comunicaciones unificadas, email y red social corporativa.
  4. Favorece la productividad y el bienestar de los trabajadores, facilitando su desempeño en cualquier lugar y en cualquier momento a través de su puesto de trabajo virtualizado en sus propios dispositivos.
  5. Facilitar la gestión remota y eficaz de todos los dispositivos BYOD, propios o de la empresa, móviles o de sobremesa, e integrar soluciones de impresión.

De este modo se persigue la definición del puesto de trabajo capaz de adaptarse a las necesidades actuales. Atos contempla el puesto de trabajo como una herramienta que permite y facilita la comunicación y la colaboración entre los empleados y los equipos. “El tamaño y la dispersión de las organizaciones dificulta el aprovechamiento del conocimiento y experiencia de la organización y la colaboración debe ayudar a desarrollar los equipos y el rendimiento empresarial”, añade Ocaña.