La división interna de Syriza se ha convertido en ruptura tras la dimisión del primer ministro, Alexis Tsipras. La denominada “Plataforma de Izquierda” ha anunciado que presentará su propia lista para las elecciones anticipadas bajo el nombre de Unidad Popular.

La corriente más crítica de Syriza ha anunciado este viernes que presentará su propia lista en las elecciones anticipadas (que previsiblemente se celebrarán a finales de septiembre) tras la dimisión del primer ministro, Alexis Tsipras.

El nuevo partido se llamará Unidad Popular (Laike Enotika) y formará su propio grupo parlamentario con 25 diputados, según ha informado el Parlamento griego. “La plataforma de izquierda contribuirá a la formación de un frente amplio, progresista, democrático y antimemorando que participará en las elecciones para imponer la cancelación de los memorandos (con los acreedores)”, reza su comunicado.

La nueva facción de Syriza representa algo menos del 30% de los miembros del partido y apuesta por la vuelta al dracma como moneda nacional. Critica duramente las negociaciones de Tsipras con los acreedores por su oposición a la implementación de nuevos ajustes. “Las elecciones que decidió provocar Alexis Tsipras tienen lugar para enterrar el ‘no’ del referéndum, las luchas del pueblo contra los memorando y su esperanza”, añadió la nota.

Una de las personalidades más conocidas de esta facción es el exministro de Energía Panayotis Lafazanis. Lo que de momento se desconoce es si dos de los principales opositores al tercer rescate, el ex ministro de Finanzas Yanis Varufakis y la presidenta del parlamento, Zoe Konstantopulu, se unirán a la nueva formación. El Mundo adelanta que hay rumores en este sentido.

La prensa griega apunta a que además de crear su propia formación, la Plataforma podría formar un grupo parlamentario, con unos 25 diputados salidos de Syriza, para ser así la tercera fuerza de la Cámara y que el mandato de formar Gobierno recaiga en ella y no en el partido neonazi Amanecer Dorado, como establece la Constitución.

Tras la dimisión de Tsipras, es el presidente del partido conservador Nueva Democracia, Vangelis Meimarakis, quien ha recibido el mandato del presidente de la República, Prokopis Pavlópulos, para formar un gobierno provisional. Si Meimarakis no consigue crear un Ejecutivo, el mandato pasará a Amanecer Dorado. El político conservador respondió al mensaje asegurando que haría uso de este mandato exploratorio (un máximo de tres días) para tratar de crear Gobierno y dijo que acudiría este viernes al palacio presidencial para reunirse con el presidente de la República y recibir el encargo en persona.

Se espera que a continuación, Meimarakis inicie los contactos con los líderes políticos del resto de formaciones y ha asegurado que puede que se reúna incluso con Nikolaos Mijaloliakos, presidente del partido neonazi, si su formación lo aprueba.

En caso de que éste también fracase en su intento, habrá una reunión de líderes políticos para formar un Gobierno de amplio consenso y si esto no es posible, se formaría uno de carácter transitorio que tendrá como único cometido la organización de las elecciones anticipadas en un plazo máximo de 30 días. El primer ministro de este ejecutivo debe ser uno de los presidentes de los tres tribunales supremos de Grecia. La fecha de los comicios dependerá entonces del uso que hagan los partidos de su turno para formar Gobierno, pero oscilarían entre finales de septiembre y principios de octubre.