Los fans del siglo XXI son fans profesionales. Manejan las herramientas digitales a la perfección y les hacen unas campañas de vértigo a sus ídolos.

Antes, ser fan de un grupo era saberte sus canciones, decorar tu cuarto y tu carpeta con sus fotos y hacer cola para estar en primera fila en sus conciertos. Con eso ya habías cumplido. Ahora, además, tienes que seguir al grupo y a sus componentes en todas las redes sociales en las que tengan perfil, tienes que compartir y promocionar todo lo que hacen y, a ser posible, tienes que idear estrategias de marketing para contribuir de forma efectiva a su éxito.

Estamos en el siglo XXI, los adolescentes dominan las redes sociales y conocen unos cuantos trucos y “secretos” del funcionamiento de Internet. ¿Y cuál es el grupo con mayor número de fans adolescentes? Probablemente One Direction. Así que no es de extrañar que casi todos los días del año haya un Trending Topic relacionado con este grupo: sus seguidores (la mayoría seguidoras) saben que para llegar al top de Twitter hay que crear varias cuentas, usar un hashtag nuevo cada vez, retuitear mucho… En definitiva, hay que organizarse y vaya si se organizan.

Esta mañana, One Direction estrenaba el videoclip de una canción llamada Drag me down. Sus entregadas fans quieren que rompa el récord del vídeo musical más visto en las primeras 24 horas, así que están compartiendo unas “sencillas” instrucciones para que el recuento de reproducciones en YouTube sea óptimo y su grupo favorito pueda ostentar ese título.

Así anunciaba el grupo el estreno del videoclip, a las 8 de la mañana:

 

 

Pero ya era Trending Topic a nivel global desde unas horas antes. Claro, sus fans profesionales no hablaban de otra cosa y así aumenta la expectación de los no tan fans.

 

 

A mitad de mañana, a algún fan profesional muy fan y muy profesional se le ha ocurrido que lo de los Trending Topic está muy visto y que One Direction necesita conseguir alguna proeza mayor. Por ejemplo, arrebatarle a Taylor Swift el récord de tener el vídeo musical más visto en menos de 24 horas.  Así que se ha puesto manos a la obra y ha compartido estas instrucciones (primero en Tumblr y luego en Twitter) para darle ese honor a su idolatrado grupo.

 

Básicamente dice que no se abra en varias pestañas a la vez pues solo se contabilizará un visionado, que se comparta con mucha gente, que se vea el vídeo en distintos dispositivos y que hay que aguantar 45 segundos de visionado antes de volver a cargar el vídeo (sino, no lo cuentan como reproducción).

 

El mensaje ha sido compartido cientos de veces en ambas plataformas y seguro que hay miles de fans de One Direction siguiendo estas instrucciones muy concentradas para lograr otro triunfo del grupo y de su fandom. Para saber si consiguen su objetivo habrá que esperar a que pasen las 24 horas o a que el número de reproducciones de Drag me down supere los veinte millones de reproducciones que tuvo Bad blood en sus primeras 24 horas. Por ahora llevan un millón y medio en seis horas. ¿Lo conseguirán?