El presidente del Gobierno asegura que el debate que se planteará en los comicios es si triunfa “la moderación o van a gobernar otros”. Casado advierte de que la única alternativa al PP es una alianza “bolivariana”.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha sumado hoy a la estrategia que su partido desplegó ayer en el Congreso de demonizar un hipotético pacto PSOE-Podemos tras las generales y presentar al PP como garantía de estabilidad frente a ello. Rajoy ha dado por seguro que dicha alianza se producirá si ambas fuerzas suman escaños suficientes, ya que el partido de Pedro Sánchez ha perdido la “centralidad” y hará cualquier cosa con tal de llegar al poder.

El jefe del Ejecutivo no alberga ni la más “mínima duda” de que ese pacto se produciría, pues no sería más que la reedición de los que han dado el poder a las candidaturas municipalistas apoyadas por Podemos en Madrid, Barcelona, Zaragoza, La Coruña o Cádiz. Así, Rajoy ha rematado en declaraciones a los medios en Celanova (Ourense), que en los comicios de final de año se verá si triunfa “la moderación o van a gobernar otros”, porque está en juego “mantener la recuperación, que aún es frágil y hay que andar con cuidado”.

El mensaje es coherente con la táctica seguida ayer por sus compañeros de Gabinete y de partido. En el Pleno que la Cámara Baja celebró para avalar la participación española en el rescate a Grecia, el ministro de Economía, Luis de Guindos, culpó a los “populistas” de haber hundido al país heleno y advirtió de que eso mismo ocurriría en España si sus hermanos políticos alcanzan o condicionan el poder. En la misma línea se expresaron desde la tribuna de oradores los diputados Carlos Floriano y Vicente Martínez-Pujalte y aún más categórico fue el titular de Exteriores, José Manuel García Margallo, que habló de la “catástrofe” que supondría un pacto entre Sánchez y Pablo Iglesias a nivel nacional.

Hoy mismo se ha sumado a esa ofensiva el vicesecretario popular de Comunicación, Pablo Casado. El joven valor en alza de Génova ha advertido de que la única alternativa a un Ejecutivo del PP es la alianza “bolivariana” que conformarían Podemos, PSOE y fuerzas nacionalistas “excluyentes”. Casado ha presentado esta dicotomía en un acto en Lanzarote junto al ministro de Industria, José Manuel Soria, en el que han lanzado la campaña #CumPPlimos. Con ella, los populares pretenden demostrar que, en contra de lo que pregona la oposición, han desarrollado prácticamente íntegro el programa con el que se presentaron a las elecciones de 2011.

“Esa alianza de Podemos bolivariana con los socialistas y nacionalistas excluyentes es la alternativa que se presenta al Gobierno de Soria y Rajoy. Nuestra alternativa es la mejor, la más centrada, la más europeista”, ha zanjado el diputado por Ávila.

reforma constitucional

Mariano Rajoy también se ha referido al debate abierto sobre la reforma constitucional. Durante una visita realizada a las obras del AVE en Ourense, el presidente del Gobierno ha señalado que ahora “no es el momento adecuado” para abordarla, en la recta final de la legislatura. Dicho proceso es algo que requiere ver “qué se quiere hacer, sentarse para tener el máximo consenso posible y buscar el momento” de llevarlo a cabo. Rajoy ha respondido así a la propuesta planteada ayer por Josep Antoni Duran i Lleida de incluir una disposición adicional en la Carta Magna para subrayar la singularidad de Cataluña. “No aceptaré que se ponga en tela de juicio la unidad de España y a partir de ahí se puede hablar. Sería en la próxima legislatura. Especular ahora no tiene sentido”, ha concluido el jefe del Ejecutivo.