Se esperaba que Telefónica reaccionase a las ofertas de Vodafone y Orange, pero lo ha hecho con una energía insospechada. Concretamente, ha apostado por regalar su paquete de televisión más premium (salvo los toros), valorado en 65 €/mes, a precio de saldo: 9,9 €/mes hasta finales de año, con una oferta contratable hasta el 30 de septiembre. ¿A qué se ha debido?

Toda la estructura de la promoción grita dos cosas. La primera, que Movistar no está dispuesta a que le toquen su base de abonados. Sus clientes no van a tener sólo el fútbol durante este tiempo, van a contar con la que sin duda es la oferta de contenidos más completa que se ha ofrecido nunca en nuestro país. Es fácil despreciar cosas como la Liga Adelante, la NBA, las pelis o series independientes, la Superbowl, las motos o la Fórmula 1, pero sólo los clientes de Movistar van a poder tener acceso a todo ello.

Con esta promoción, Movistar hace el equivalente de ofrecer a los drogadictos de la tele una dosis buena, buena, a precio de amigo, para que vean que el producto apenas está cortado. Luego ya tocará pagar precio completo. “Buena mandanga”, me comentaba un amiguete al conocer la promoción. Como, además, es una promoción accesible para toda la base, y sin permanencias, la compañía consigue que la urgencia por irse a otros operadores disminuya, y las posibilidades de que los ingresos medios al final del periodo sean mayores son muy elevadas. Muchos, aunque no contraten el canal Premium+, de 65 €/mes, sí se quedarán con el de 50 €/mes, a lo que hay que añadir el precio de Fusión. Quizá no es barato pero, desde luego, vale lo que cuesta.

Porque si lo único que te interesa es el fútbol hay ofertas más baratas, sí, pero esa no es la guerra de los azules (salvo que te interese mucho la Liga Adelante, el único fútbol que realmente es exclusivo de Movistar). Su batalla real son los clientes de alto valor añadido y poder adquisitivo. Esos que hace apenas dos años estaban pagando sólo por el móvil lo que hoy van a pagar por todos sus servicios de telecomunicaciones familiares, contenidos incluidos. Ese cliente que quiere lo mejor lo va a tener y mucho más barato que antes. Los 120 €/mes del paquete más premium de Movistar+ son menos de la mitad de lo que te habría costado contratar todo el Plus, fibra con velocidad máxima y conectividad móvil con llamadas ilimitadas y muchos gigas hasta hace muy poco.

Emboscada a los rivales

La segunda parte de la táctica de Movistar tiene que ver con chafar a Vodafone y Orange por donde peor se han comunicado durante los próximos días. En pleno ‘agostismo’, las redacciones están más despistadas de lo habitual, y han calado mensajes contradictorios sobre las ofertas de las distintas operadoras.

Como las promociones, válidas para toda la temporada, de Orange y Vodafone, sólo se pueden contratar hasta finales de septiembre, hay cierta confusión sobre hasta cuándo tendrán validez. No es tan difícil: puedes contratar la promoción sólo hasta finales de septiembre pero se mantiene en vigor hasta que termina la temporada. Además, muchos clientes no tienen claro qué incluyen los paquetes de cada operador. También fácil: 

Movistar, Orange y Vodafone ofrecen todos los partidos de la Liga BBVA y la Copa. 

Orange, Vodafone y Telecable también comercializan el canal BeIN, que incluye la Champions (salvo el partido en abierto, que emitirá Atresmedia), la Europa League (sin partido en abierto) y otras ligas.   

Movistar no ha anunciado todavía acuerdo para la Champions con Mediapro pero probablemente lo hará en breve (aunque ya se ha empezado a perder partidos de la fase clasificatoria, como el que enfrenta hoy al Valencia y al Mónaco). 

Jazztel ofrece los típicos ocho partidos del antiguo Canal+ Liga, pero no el partidazo, un residuo de tiempos peores que sólo ellos se pierden.

Euskaltel y R no comercializarán el fútbol.

La Liga Adelante será totalmente exclusiva de Movistar.

Al lanzar esta oferta, también contratable hasta finales de septiembre, Movistar en cierta forma produce más ruido. Probablemente no sólamente retenga a buena parte de su base (especialmente la de fibra, poco dada a cambiar de operador), sino que probablemente incluso aproveche que el río del mind share está revuelto para captar clientes.

¿Por qué Movistar y Mediapro llegarán a un acuerdo?

Simple. Mediapro y Al Jazeera, dueños al 50% de BeIN Sports pagaron a la UEFA una suma considerable por los derechos del fútbol, y Vodafone, Orange y Telecable simplemente no compensan. Hay un tira y afloja, sí, pero si BeIN no se comercializa en Movistar sus dueños sufrirán un importante varapalo económico. En el sector se comenta que Mediapro y Al Jazeera quieren sacar cerca de 200 millones por los derechos, de los que dos terceras partes se los quieren cargar a Movistar, algo con lo que la operadora no está dispuesta a transigir.

Imagen | Flickr – Daveynin