Lenovo tenía una idea: comprar Motorola para así competir en el mercado de los smartphones. Sin embargo, ahora, un año y medio después de esa compra el proyecto parece venirse abajo arrastrando consigo a 3.200 empleados que serán despedidos tras la fuerte caída de las ventas.

Un 10% del personal de oficina de Lenovo Gruop, lo que viene siendo unos 3.200 empleados, serán despedidos después de que las ventas de Motorola se redujeran un tercio y su beneficio neto trimestral descendiese a la mitad (de 105 millones de dólares frente a los 214 millones del mismo periodo del año pasado).

Datos que el pasado jueves también estaban presentes en la Bolsa de Hong Kong, cuando sus acciones caían un 9%.

Ahora, Lenovo, líder en la fabricación de ordenadores portátiles se encuentra ante una difícil situación: a la ya conocida crisis de los portátiles (cada vez se venden menos ordenadores), se suma la débil acogida que han tenido los smartphones, no solo de Motorola, sino también los de la propia marca, que no llegan a Europa pero si tienen su mercado en China. Una situación a la que parece querer poner solución con el despido de parte de su plantilla y con la fabricación de teléfonos en la India.

Lenovo aterriza en la India, como ya hicieran Xiaomi y Foxconn con la campaña “Make is India”

Xiaomi y Foxconn,  también acaban de aterrizaba en la India, arropados por la campaña “Make in India” (Fabrica en la India) impulsada por el primer ministro Narendra Modi y que pone a disposición de las empresas grandes oportunidades. El presidente de Lenovo, Chen Xudong ha emitido un comunicado en el que dice que “la inversión en la nueva planta representa el potencial que vemos en el mercado indio”.

En este comunicado además se informaba sobre las expectativas que tiene Lenovo en la India, donde espera que los 1.500 trabajadores de la fábrica situada en la ciudad de Chennai produzca seis millones de smartphones al año, tanto de modelos de Lenovo como de Motorola.

Hubo tiempos mejores

Para ser más exactos, fue tan solo hace un año cuando Lenovo era protagonista de buenas noticias: ganancias de 214 millones de dólares y crecimiento del 39% en las entregas de móviles que le hacían soñar con ponerse a la altura de Samsung y Apple.

En mayo, y coincidiendo con el décimo aniversario de la marca ya os contábamos en SABEMOS lo bien que le iba a Lenovo, que entonces llevaba ocho trimestres como líder del segmento global de PC, se situaba tercera como empresa que más servidores vendía, y también ocupaba esa tercera posición como compañía en el sector de los teléfonos inteligentes tras la compra de Motorola.

De todo eso, poco queda ahora. Y no solo porque las ventas de smartphones hayan disminuido, sino también porque la competencia ha aumentado. Antes otras empresas chinas como Huawei y Xiaomi no tenían mucho que decir en el mercado de los teléfonos móviles, pero lo cierto es que poco a poco han ido mejorando hasta situarse cerca de los primeros puestos de las listas de ventas. Quizás era algo que Lenovo no esperaba y contra lo que ahora deberá luchar.