El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, ha avanzado que la recaudación líquida total del sistema supera ampliamente los 71.400 millones de euros hasta agosto, “un cifra récord”.

Durante su comparecencia para detallar las cuentas de la Seguridad Social para el próximo año en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados, Burgos ha explicado que ello supone 1.855 millones de euros más que un año antes, según recoge Europa Press. “Sólo hubo un mes en la legislatura en el que se superaron los 9.000 millones de recaudación”, ha señalado, para añadir que en este mes de agosto se han alcanzado los 9.169 millones de ingresos líquidos.

Burgos ha indicado que con esta evolución de los ingresos del sistema sobre la mesa que es de esperar, de acuerdo con los Presupuestos para el próximo año, la recaudación por cotizaciones sociales alcance los 117.242 millones de euros, un 6,7% más que lo presupuestado en 2015. Más en detalle, ha indicado que si se tiene en cuenta sólo a empresas y trabajadores ocupados, el aumento de recaudación por la vía de las cotizaciones crecerá el 8,28% sobre el Presupuesto de este año.

El secretario de Estado de Seguridad Social ha afirmado que este escenario se podrá alcanzar gracias a “una evolución mucho más favorable tanto de la remuneración media por empleado como del empleo”, así como al incremento de las bases de cotización. “La clave de bóveda está hoy en el incremento de la afiliación”, ha dicho.

La gran apuesta del Gobierno

Del lado del gasto, Burgos ha asegurado que el Presupuesto de 2016 ha consignado un año más una subida de las pensiones -el 0,25%, el mínimo previsto por ley-, sin que ello suponga riesgos para la sostenibilidad del sistema.

En el turno de réplica ha indicado que en lo que va de año, la pensión media ha crecido un 1,02%, desde los 879,7 euros a los 888,5 euros mensuales, después de los incrementos del 1,7% en 2014 y del 3,1% en 2013. “Entre 2011 y 2015 la pensión media ha superado en seis puntos la variación del IPC y lo sigue haciendo”, ha dicho, para añadir que “es falso que la pensión media se esté deteriorando”.

Según ha explicado, el crecimiento interanual del número de pensiones es del 1% en estos momentos, el más bajo la serie histórica, y el crecimiento de la nómina mensual de estas prestaciones del 2,8%, también más bajo. Ello le ha valido para afirmar que “el gasto crece, pero de forma mucho más contenida que en otros momentos”, lo que es “un indicador significativo de la sostenibilidad del sistema”.

Del mismo modo, Burgos ha señalado que las pensiones contributivas representarán en 2016 el 10,4% el PIB, dos décimas menos que en los presupuestos de 2015, lo que, a sus ojos, “es también un indicador estimable de estabilidad”. “Son parámetros perfectamente asumibles”, ha añadido, para apostillar que “el sistema está en una fase de estabilidad que hay que mantener”.

Esta circunstancia está siendo compatible, ha dicho, con que “cada vez menos pensiones requieran garantía de mínimos”. Concretamente, ha apuntado que la proporción de las altas que lo precisan ha descendido desde el 21,82% en 2012, hasta el 20,61% en junio de 2015, por el aumento de la pensión media en términos reales.