El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha afirmado que las previsiones macroeconómicas de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 son “factibles”. Eso sí, ha ha advertido de los riesgos que todavía sobrevuelan la economía y ha indicado que España no ha superado “todos los factores de vulnerabilidad”.

Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados, Linde ha explicado que el optimismo de los PGE está en línea con la “actual fase de expansión” de la economía española, que vive “una situación bastante excepcional” con crecimiento del producto y del empleo por encima del 3%, según recoge Efe.

Destaca en la mejoría, ha resaltado este responsable, los avances en la corrección del desequilibrio externo, el desendeudamiento de familias y empresas o el saneamiento del sector bancario. En el otro lado de la balanza, ha subrayado que la crisis ha dejado un legado “gravoso”, con una tasa de paro por encima del 22 % y una deuda pública que ha aumentado más de 60 puntos desde 2007.

Por ello, ha concluido, la suma de factores positivos “no garantiza” la continuidad de la tendencia al alza, ni tampoco asegura que España haya superado las consecuencias de la crisis; en este sentido, Linde ha recomendado continuar por la senda de la consolidación fiscal y el aumento de la competitividad.

Linde también se ha referido a la reducción prevista del déficit en los presupuestos, que se debe a un menor gasto público, en parte debido a la reducción del gasto en prestaciones por desempleo.

En el capítulo de los ingresos, el gobernador ha citado los cambios en el Impuesto de Sociedades y el IRPF; el coste de la reducción de tasas, ha dicho Linde, se puede compensar con un aumento de la recaudación debido a la mayor actividad económica.

Sin embargo, ha asegurado que la “incertidumbre” que rodea a las previsiones de impacto en los cambios impositivos exigirá efectuar en lo que queda de año y en 2016 un seguimiento de la recaudación para identificar los riesgos de desviación y permitir una reacción a tiempo.