El Gobierno de Emiliano García Page sigue rechazando la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares en Villar de Cañas. Como alternativa, ha anunciado un “planteamiento de empleo” para la comarca que supondrá el doble de empleo para los jóvenes de la zona y solucionará el problema de despoblamiento.

La Junta de Castilla-La Mancha va a presentar a Villar de Cañas (Cuenca) y los pueblos del entorno “un planteamiento de empleo” que crearía en la comarca “el doble” de puestos de trabajo estables de los que generará el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares.

En una entrevista con la Agencia Efe, el presidente regional, Emiliano García-Page, subraya que es contrario al ATC porque supone “un problema de seguridad, de contaminación y de viabilidad económica para la zona” y avanza que explicará su idea para la comarca al presidente de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, y al alcalde de Villar de Cañas, José María Saiz. “Voy a trasladarles un planteamiento que va a llegar al doble de empleo para los jóvenes de la zona -de la zona, no ingenieros de Madrid-, el doble del empleo estable que dicen que va a crear un agujero nuclear”, afirma.

García-Page entiende “la posición de todos los alcaldes de la zona” a favor del ATC, aunque asegura que su construcción no puede ser la solución al problema de despoblamiento de la zona. En este sentido, añade que “tenemos más de 400 pueblos en Castilla-La Mancha con el fenómeno del despoblamiento. Si en cada uno hay que meter un cementerio nuclear a razón de 1.200 millones de euros de inversión… échese la cuenta”.

Además, muestra sus dudas sobre el proceso de designación de Villar de Cañas como sede del ATC porque “hay muchas ilegalidades en el procedimiento” y “muchas chapuzas” que “van a poner en cuestión esa instalación”. El jefe del Ejecutivo regional no entiende “las prisas que han tenido algunos por este cementerio nuclear” cuando existen “modelos alternativos” y hay centrales nucleares “que estaban reclamando poder almacenar ellos mismos sus residuos”.

Del mismo modo, critica a la anterior presidenta regional por “poner por delante los intereses de su partido”. Ninguna comunidad autónoma quería “este marrón” y Castilla-La Mancha “se lo ha comido” porque “hemos pagado los platos rotos de que Cospedal sea la secretaria general del PP”. Recuerda que “estamos cumpliendo con lo que hemos prometido en campaña” y aunque no rechaza la necesidad de que haya que tratar la “basura nuclear”, afirma que “el sitio elegido es de los peores de España” y la elección se ha hecho “sin consenso social”.