‘Las siete nuevas leyes del mundo digital’, leemos bajo el título del libro. Una frase que resume perfectamente lo que vamos a encontrar en Velocidad , esas pautas que debemos seguir para conseguir que nuestra empresa tenga éxito en un mundo como el actual, en el que lo digital se ha convertido en imprescindible.

Ajaz Ahmed, director general de AKQA, compañía galardonada con el Queen´s Award a la innovación empresarial en 2014 y que cuenta con clientes de la talla de Nike, Red Bull y Audi, entre otros, protagoniza junto a Stefan Olander, vicepresidente de Nike Digital Sport, encargado de dirigir iniciativas innovadoras de la marca como Nike+, una conversación que se encuentra recogida en Velocidad, el libro que ilustra con ejemplos reales los pasos a seguir para conseguir un producto exitoso en una empresa prospera.

Y es que en muchas ocasiones no saber dónde está el error nos lleva a caer una y otra vez en la misma trampa, lo que puede ser fatal para los emprendedores que hoy en día buscan montar su propio negocio.

Entre las páginas de Velocidad nos encontramos con ideas, experiencias, casos de éxito, así como de fracaso, con consejos y principios que deberíamos adoptar si nuestro objetivo es hacer que nuestra empresa funcione. Así, ya desde el prólogo, escrito con Richard Branson, Velocidad nos invita al cambio y a mirar hacia el futro, algo que hacen Nike y AKQA.

Velocidad se encarga de aportar una mentalidad y las herramientas necesarias capaces de dirigir a una compañía hacia el futuro. Para ello, importante prestar atención a las siete leyes fundamentales:

  1. Una Smith & Welsson vale más que cuatro ases
  2. Es más fácil hacerlo que decirlo
  3. La mejor publicidad no es publicidad
  4. Lo conveniente es enemigo de lo correcto
  5. Respeta la naturaleza humana
  6. Ni la mejor de las bromas sobrevive a un consejo de seis personas
  7. Ten un propósito mayor que tú mismo

Siete leyes que dan título a cada uno de los capítulos del libro en los que nos encontraremos con la experiencia de Ajaz Ahmed, de AKQA y Stefan Olander, de Nike.

Las siete leyes y sus cuatro principios básicos

Velocidad, dirección, aceleración y disciplina son los cuatro principios básicos que acompañan a estas siete leyes, y que ayudan al optimismo frente a la idea de conseguir un buen resultado. 

“La autocomplacencia mata. Es el principal enemigo de la innovación”, dice Ajaz nada más empezar, para después demostrar su afirmación tirando de la industria de la música, Kodak y Polaroid, como ejemplo que de empresas que podrían haber conseguido mucho más si hubiesen mirado más allá, si hubiesen buscado renovarse viendo la oportunidad que brindaba lo digital. Y es que desde Velocidad nos invitan a correr riesgos, pero teniendo siempre encuenta nuestras posibilidades.

Aprender de los errores y pensar que todo se puede mejorar son premisas que se repiten a lo largo del libro, animando al lector a apostar por la calidad y el público, conocer las opiniones de los potenciales clientes y crear vínculos de cercanía. Algo que Segway, los vehículos individuales motorizados que en su día se presentaron como el futuro del transporte público, no ha sabido hacer.

Contar con un buen producto que atienda las necesidades del público es clave para conseguir éxito

El marketing, la publicidad, son piezas fundamentales que ayudan a crear una imagen de marca, en la que aún tiene gran importancia la televisión. Nada de anuncios invasivos, lo que hay que hacer es crear sentimientos. 

La disciplina es fundamental para crear un buen producto, según nos cuenta el libro, tanto como no abandonar la naturaleza humana. No hay que dejarse llevar por la tecnología, sino pensar en ella como una herramienta de ayuda

Sin embargo, detrás de todo esto, en muchas ocasiones existe miedo, algo que no nos deja tomar las decisiones adecuadas. Hay que acabar con esto. “Se trata de tomar la decisión adecuada y no la más popular”, cuenta Ajaz en Velocidad

Tener una idea y sacarla adelante teniendo en cuenta las siete leyes que plantea el libro puede llevarte al éxito, pues no es simple teoría lo que encontramos en Velocidad, sino una serie de ejemplos, explicados a partir las vivencias de dos grandes empresarios verdaderamente inspiradores. El cambio es el camino a seguir, siempre de la mano del mundo digital y de un buen producto, dirigido a personas humanas con necesidades.