Según recoge el diario holandés Volkskrant, Uber, la empresa que ofrece servicios de transporte a través de una aplicación móvil, está planeando lanzar antes de que termine el año un nuevo servicio de taxi con conductores profesionales en Holanda.

El portavoz de Uber ha señalado que este nuevo servicio no será “como el ilegal UberPOP”, pues aparece como reacción a las constantes medidas prohibitivas que el Gobierno holandés ha lanzado contra éste.

Sin embargo, el servicio que están pensando implantar no sustituirá a UberPOP, que emplea a conductores aficionados, sino que aparecerá como una nueva opción en la que los pilotos serán exclusivamente profesionales.

Este nuevo modelo, que ya fue anunciado el pasado abril por el responsable de Uber en Holanda, Niek van Leeuwen, a través del blog de la compañía, ofrecerá unos servicios que están a medio camino entre UberPOP y UberBlack, limitado a vehículos registrados y asegurados de alta gama.

El objetivo es poner los servicios de Uber en línea con los planes anunciados por la ministra holandesa de Transporte, Wilma Mansveld para regular el sector del taxi en Holanda. Además, señalaba el portavoz de Uber que quieren “alterar algunas reglas existentes”. Unas declaraciones que van acordes con las medidas que buscan adoptar, como prescindir de las matriculas azules obligatorias para simplificar el proceso de convertirse en chófer de Uber, ya que desde la compañía lo consideran “innecesario”.

Pero hay más, y es que con el nuevo modelo los conductores de Uber no tendrán que imprimir recibos para los pasajeros, como deben hacer los taxistas, ya que “la aplicación de Uber da el mismo servicio”.

El nombre del nuevo modelo aún no se ha decidido pero podría ser UberX, un servicio que ya se ha lanzado en Bruselas. Y aunque aún no sabemos las tarifas que tendrá, fuentes de Uber señalaron que los precios serán entre un 20% y un 30% más bajos.

Los problemas de Uber

Fue en 2009 cuando Uber era fundada en San Francisco. Hoy la empresa se encuentra presente en más de 300 ciudades de 58 países, manteniendo enfrentamientos en algunos de ellos: España, Francia, Alemania, Bélgica y Holanda han denunciado a la compañía tras las protestas del sector del taxi que encuentran en Uber una competencia desleal.

En España, desde diciembre de 2014, están prohibidos los servicios de Uber, después de que un juzgado de lo mercantil de Madrid ordenase el cese cautelar de las actividades de la empresa, para después prohibir su aplicación en todo el territorio español.

Problemas también ha tenido Uber en Alemania y Francia. En el país galo, por ejemplo, tuvo que ser suspendido el servicio de UberPOP por las agresiones que sufrían conductores y usuarios. Los taxistas encuentran una verdadera competencia desleal en Uber, ya que sus pilotos no necesitan de licencias para llevar a cabo el trabajo, algo que les permite ofrecer tarifas mucho más baratas. Ahora quedará por ver si en Holanda, la implantación de un nuevo servicio vuelve a desencadenar el descontento del sector del taxi.