Orange ha comenzado a probar sobre su red de fibra óptica una nueva evolución de la tecnología GPON, con la que podrán alcanzarse velocidades de hasta un gigabit por segundo. Esto es lo que ha confirmado la compañía, que aún no ha desvelado cuándo se comercializará esta tecnología.

Velocidades cuatro veces superiores de bajada y dos veces superiores de subida, es lo que se consigue con esta tecnología denominada ‘XG-PON’.

Orange ha indicado que en las pruebas se ha conectado con la misma tecnología ‘XG-PON’ una estación base de telefonía móvil multi-tecnología de segunda, tercera y cuarta generación (2G, 3G y 4G), permitiendo maximizar la velocidad de transmisión de la red móvil 4G.

La operadora de telecomunicaciones además ha señalado que el medio óptico que emplea la fibra proporciona una capacidad “virtualmente ilimitada” desde el punto de vista físico y, por tanto, un “gran potencial” de evolución tecnológica, sin necesidad de sustituir la fibra instalada.

La compañía, que cerró recientemente la compra de Jazztel, con la que potenciará sus servicios convergentes, comercializa actualmente fibra a velocidades de 50 megas, 100 megas y 200 megas.

“Orange no se quedará en esta nueva tecnología, sino que ya se está preparando para la siguiente evolución sobre FTTH, aún en fase beta, TWDM-PON (Time Wavelength Division Multiplexing – PON), que promete cuadruplicar otra vez la velocidad tanto de bajada como de subida para todos los clientes respecto a XG-PON”, ha explicado la compañía, que comenzará pruebas sobre esta tecnología en septiembre.