• 3ª entrega de una Comedia de Germán Álvarez Blanco, porque SABEMOS cree que las vacaciones son para reír

La falta de mayoría suficiente y el crecimiento por la izquierda y la derecha de las formaciones radicales ha obligado a las Ejecutivas de los dos grandes partidos a considerar por primera vez en España un Gobierno de Gran Coalición. Se estima como inmediato un encuentro entre sus respectivos dirigentes en algún lugar que se mantiene secreto a cal y canto…

La negociación continúa. Ahora surgen aspectos personales, pero hay leyes y pactos sobre los que debatir… (1ª entrega) / (2ª entrega)

 

LUCAS.- Fue cuando hiciste que le pusieran al frente de vuestro partido en esa Autonomía y nuestro candidato le dio la del pulpo… ¡Como te daré yo a ti, sólo que a nivel nacional!
 
ROSA (SE REBOTA).- ¿Vuelves con las chulerías…? Me obligas a decirte algo que no te va a gustar.
 
LUCAS (CHULILLO).- ¿Tengo que preocuparme?
 
ROSA.- En las pasadas elecciones, te salvé la vida…Valora si debes preocuparte o no.
 
LUCAS (PERPLEJO).- Suena fuerte… ¿Quién podría querer matarme?
 
ROSA.- Mi jefe de campaña…Políticamente, claro.
 
LUCAS.- Como puedo ser muy tonto, se me ocurren dos preguntas. Una: ¿cómo iba a hacerlo? Y, dos: ¿por qué se lo impediste?
 
ROSA.- Pues tengo dos respuestas. Primera, un cómico bastante conocido se ofreció para testimoniar que había tenido relaciones íntimas contigo… Te advierto que muchos le hubieran creído.
 
LUCAS (IMPACTADO).- ¿Qué os pidió a cambio…?
 
 
ROSA.- Un programa en la televisión pública.
 
LUCAS (INICIO DE CABREO).- Pero, ¿cómo ibais a manejar semejante porquería sin que os apedrearan en plazas y calles?
 
ROSA.- ¿A nosotros…? ¡Qué dices…! ¡Nosotros no apareceríamos! Él daría  entrevistas en espacios de cotilleo de las teles privadas y soltaría la bomba.
 
LUCAS.- ¡A considerar la eficacia de un mensaje así…! A lo mejor, me asegurabais el voto gay. Que no es precisamente desdeñable.
 
ROSA.- Negativo. El mundo gay no apoya a los tramposos… Lo que todo el mundo entendería es que no eres un homosexual digno sino un sarasón emboscado. ¡Te lloverían las bofetadas…! Así que piensa bien la respuesta: ¿me debes la vida o no?
 
Con las manos en la cabeza, Lucas empieza a recorrer la pieza a cortos pasos. Ella lo observa impertérrita. Por fin, se detiene muy cerca y la mira fijamente. Le pone una mano delante, mostrándole dos dedos.
 
LUCAS.- ¡Dos días os hubiera durado el montaje! ¡Dos…! Se hubiese derrumbado como un castillo de naipes.
 
ROSA.- ¡Ya, ya…! ¿Y cómo desmontarías una cosa así en dos días?
 
LUCAS.- Sería el tiempo que mi jefe de campaña tardaría en contactar con la mejor agencia de detectives del  país y que hallara las huellas que dejamos tú y yo… En Oviedo, el Venecia, en el Motel Camión… ¿Piensas que las encontrarían o que no…? ¿Y qué mejor desmentido a ese comicastro felón que unos buenos reportajes sobre nuestra supercaliente aventura…?  Y, encima, tú pasarías por una golfa… En aquel momento, los medios decían que estabas a un pelo de reconciliarte con tu ex.
 
ROSA (LO MIRA CON RESPETO).- Eres una serpiente. Esa fue la segunda razón por la que no permití a Romerales  lanzarse a tu cuello.
 
LUCAS.- ¿Ah, sí…?  Oye, ¿y cuál fue la primera razón para que no dejaras actuar a tu sicario?
 
ROSA (MUY DIGNA).- Un cierto concepto de la decencia. Le dije a Romerales que no podemos andar alimentando rumores ni recompensando a quienes los propalan… Romerales lo entendió.
 
LUCAS.- ¡Nada de rumores, infundios, bulos, calumnias…! Eres un ángel (SARCÁSTICO)  ¡Di la verdad, joder…! Mi más que seguro contraataque con los datos por delante te dio pánico.
 
ROSA.- Por supuesto que sí, querido. Aparte de que yo sería incapaz de hacer algo así, te reconozco que la verdad de nuestro devaneo fue la segunda razón por la que frené a Romerales. Sólo la segunda.
 
LUCAS.- ¡Seguro que Romerales sigue sin puta idea de lo nuestro! Me temo que tu terror al escándalo fue lo único que me libró de la puñalada…
 
ROSA.- Me duele que dudes de mis principios. Y me duele que te subestimes tanto.
 
LUCAS.- ¿Qué tiene que ver mi opinión  de mí mismo con…?
 
ROSA (SERIA, LE CORTA).- Dejaste en mí más huella de lo que crees…Hubo sentimientos, ¿sabes?  (IMPACIENTE DE PRONTO).  De todas formas, empiezo a estar harta de hablar de asuntos personales… ¿Volvemos a los temas pendientes de nuestros  programas?
 
LUCAS.- ¿Para qué…?  (RESPIRA HONDO) Hemos llegado al punto que más temía.
 
ROSA.- ¿Cuál?
 
LUCAS.- La ideología, Rosa… ¿Cuál va a ser…? Nos separa un abismo  en asuntos clave y no podemos saltarlo.
 
ROSA.- ¿Entonces?
 
LUCAS.- ¿Está claro, no…? Hay que olvidarse de la Gran Coalición y acudir a las urnas.
 
ROSA.- Pues no queda más que decirse.
 
Como puestos de acuerdo, los móviles de ambos suenan la vez. Cada uno coge el suyo y busca la identidad de quien llama. Se les dibuja la misma mueca de fastidio.
 
Cada uno se va de prisa a un extremo de la pieza. Reina una creciente penumbra, rota por dos cañones que los enfocarán mientras se turnan hablando como en sordina para que el otro no le oiga.
 
Simultáneamente a que conecten, se ilumina la gran pantalla que hay sobre el escenario. Vemos, por turno, imágenes de sus dos tríos asesores.
 
Recordemos que los dos tríos están compuestos por las mismas personas, significando un poco el dominante pensamiento popular de que todos los políticos son iguales. Tendrán características físicas bien identificables, incluso caricaturescas al estilo Gurruchaga.
 
En ningún momento los dos protagonistas mirarán a la pantalla, sino que hablarán por los respectivos móviles con sus interlocutores (que ellos no ven)
Rosa es la primera en responder. Foco sobre ella.
 
ROSA.- ¿Qué pasa ahora…?
 
TRIO DEL PS.- ¡Pasa que no nos das noticias, Rosa…! (OTRO) La jauría mediática aprieta y no podemos seguir jugando al escondite… (OTRO) ¿Has cerrado el pacto?
 
ROSA (GESTICULA CARA A SU MÓVIL).- ¡No…! Y esto pinta mal.
 
TRIO DEL PS (ROSTROS DE SUSTO).- ¿Por qué…? (OTRO) Cuando hablamos antes  nos dijiste… (OTRO)… que  estaba a punto de caramelo.
 
ROSA.- ¡Pues era un caramelo envenenado! Este pitecántropo ha empezado a invocar principios sagrados de la derechona como condición  para el acuerdo. Y por ahí no podemos pasar.
 
TRIO DEL PS (INTERCAMBIAN MIRADAS DE FASTIDIO).- A ver…,¿de qué principios hablamos? (OTRO) ¡Igual no es para tanto!
 
ROSA.- ¡Que os baste éste: recortes a lo bestia del gasto público y del déficit autonómico! Si entramos en el gobierno con ese programa, será el abrazo del oso. Cuando nos separemos, no nos vota ni el tío Bartolo.
 
TRIO DEL PS.- ¿Quién es el tío Bartolo?
 
ROSA.- El tonto de mi pueblo….(TAPA EL MICRÓFONO Y RESOPLA) Podría estar con vosotros en la Ejecutiva.
 
TRIO DEL PS.- ¿No estás exagerando? Si se trata sólo de unos recortitos de aquí y otros de allí…
 
ROSA.- ¿Me veis rompiendo el pacto por unos recortitos, merluzos míos…?
 
TRIO DEL PS.- Un momento…
 
El trío forma piña para deliberar, enlazándose por los hombros.
 
El rincón de Rosa va a penumbra. Ya en la oscuridad, hace la estatua. En el tiempo de un flash, desaparecen los asesores de Rosa y les sustituyen los de Lucas. El cañón apunta a éste, junto a la mesa de snooker, con cuyas bolas juguetea mientras habla por su móvil.
 
LUCAS.- Vuestra llamada es perfectamente inútil. ¡No puedo hacer tratos con esta fanática…! Voy para la sede y preparamos la nota informativa.  Aunque quizá sea mejor que lo anuncien ellos para ir nosotros de víctimas.
 
TRIO DEL PL (INTERCAMBIAN GESTOS DE PÁNICO).- ¿Qué ha ocurrido, Lucas…? (OTRO) Antes dijiste que Rosa se mostraba razonable.
 
LUCAS (MANOTEA CON UN PUNTO HISTÉRICO Y HACE CHOCAR UNAS BOLAS).- ¡A estos rojos siempre les sale el sectario que llevan dentro, eso pasa…! Si cediéramos a su idea del gasto público, España se nos cae a trozos en un año, y en las próximas elecciones los fachas de Orden Nuevo nos barren. Como pasa en Francia… ¡Que a ver quién para a la Rubia allí!
 
TRIO DEL PL.- ¡Pero hombre, si Rosa estaba razonable se podrá hablar!
 
LUCAS.- ¡Tenemos principios…! ¡Y esos principios son una Delgada Línea Roja…! No hay más salida que ir a elecciones.  Hasta tengo pensado el eslogan: “Os ofrezco sangre, sudor y lágrimas…”  Y, a continuación: “pero saldremos de ésta…”  
 
TRIO DEL PL (EXPRESIVAS PERPLEJIDADES).- ¿De qué me suena esa frase…? (OTRO)  Creo que la dijo Julio César al pasar el Rubicón… (OTRO) ¡Mmmm…! El peligro es que la interpreten como una promesa de que encontrarán trabajo…
 
LUCAS (ESCÉPTICO).- Que piensen eso, a largo plazo, no estaría mal…  (TAPA EL MICRÓFONO) ¡De Julio César, no te jode…! ¡En qué compañías ando!
 
El Equipo forma piña para deliberar, enlazándose por los hombros.
 
El rincón de Lucas, a penumbra. Cambio de imagen en la pantalla, que ahora ocupan los chaquetas rojas. Enseñan unas inseguras sonrisas que se les congelan en cuanto empiezan a hablar.
 
El cañón enfoca a Rosa.
 
TRIO DEL PS.- Romper significa poner a huevo a los de Izquierda Pura la posibilidad de superarnos (OTRO)  Los ciudadanos están muy cabreados con los grandes Partidos, aunque les hayamos cambiado el nombre, Rosa… (OTRO)  Siguiendo el ejemplo de los griegos, que ellos saben de márquetin. (OTRO) ¡No tentemos al diablo, Rosa!
 
ROSA.- ¿Queréis que me ponga de rodillas ante Lucas y que le suplique?
 
TRIO DEL PS.- Sabemos que detestas a ese hombre… (OTRO) Que te repugna, que para soportar su aliento tienes que hacer primero gárgaras de betadyne bucal… (OTRO) Que superes todo eso es lo que nos hace estar a muerte contigo, Rosa… (OTRO) ¡Pero insistimos, Rosa!
 
ROSA (SUSPICAZ).- ¿Tan jodidos nos da la última encuesta?
 
TRIO DEL PS (GESTOS DE DEPRESIÓN TOTAL).- ¡Uuuufff…! Ya lo verás tú misma…Pero no es sólo eso.
 
ROSA.- ¿Qué más hay?
 
TRIO DEL PS.- No tenemos ni un euro para la campaña… En cuanto se sepa que hemos roto por negarnos a los recortes que nos exigen de fuera, ¿a quién pedimos pasta? ¿A Merkel, a Bruselas, al FMI…?
 
ROSA (HILO DE VOZ).- A los bancos. Como siempre. Para eso están.
 
LOS TRES DEL TRIO.- ¡Por favor, Rosa…! (OTRO) ¡Risas, nos darían esta vez! Los burgueses ya no te ofrecen una cuerda para que les ahorques, como dijo Mao… (OTRO, A SU COLEGA) Oye, ¿no fue de Stalin esa frase…? (EL OTRO, EXPRESIÓN PERPLEJA) Me suena más a Pablo Iglesias el Joven…
 
ROSA (DESALENTADA).- ¿Qué pensáis que debo hacer…?
 
TRIO DEL PS.- Sugiérele pernoctar en la finca para un último intento por la mañana después de una buena reflexión, y sedúcelo (OTRO) No decimos que llegues hasta el final…Pero quizá la puntita… (OTRO) ¡Domina la repugnancia que siempre te ha inspirado! ¡La causa es la causa, Rosa!
 
ROSA (INDIGNADA).- ¡Sois unos cerdos machistas…! ¡Jamás haría una cosa así!
 
TRIO DEL PS (DESHACIÉNDOSE EN MUECAS DE DISCULPAS).- Mujer, lo decimos en términos espirituales, no en un plano físico (OTRO) ¡Que somos tu equipo y sería como si estuviéramos contigo, empujando en la distancia!
 
ROSA.- ¡Idos a la mierda!
 
Corta, se apaga la pantalla y se queda en plan estatua. El rincón de Rosa va a penumbra, mientras un cañón ilumina el de Lucas. Se activan los hombres de azul en la pantalla.
 
TRIO DEL PL (SOLEMNES).- Si rompes la negociación por un quítame allá esas pajas, no te apoyaremos más.
 
LUCAS.- ¿Ccccómo un quítame allá esas pajas…? ¿Nuestros principios son unas pajas…? ¿He oído bien?
 
TRIO DEL PL.- Te lo hemos dicho alto y claro. (OTRO) Esto es una emergencia. (OTRO) Si ahora hay ruptura, puede pasar cualquier cosa en el país.
 
LUCAS (EXASPERÁNDOSE).- ¡¿Por qué…?! Los zurdos nos dan la campaña hecha. ¡Sus planes de derroche llevarían a España a la ruina…! La gente no es idiota y lo verá claro. Y los bancos no les soltarán ni una perra.
 
TRIO DEL PL.- A nosotros, tampoco.
 
LUCAS.- ¡A nosotros, no tienen más cojones!
 
TRIO DEL PL.- ¿Qué no…? Los de Orden Nuevo pueden hasta ganar si les dan un apoyo ilimitado. Mira cómo se ha disparado La Rubia en Francia. (OTRO) Los barandas de la banca nos han dicho que nuestra última oportunidad es la coalición con los zurdos. (OTRO) ¡Quieren estabilidad y, si no la conseguimos, puerta!  Darán la pasta a Orden Nuevo… ¿Lo vas entendiendo?
 
Lucas se lleva una mano a la cabeza, se limpia un imaginario sudor de la frente, resopla, bufa…Parece desesperado.
 
LUCAS.- ¿Qué me sugerís?
 
TRIO DEL PL.- ¡Sedúcela…! (EL QUE MENCIONÓ A JULIO CÉSAR) Ya sabemos que a ti no te va esa cuerda, pero todo sea por la causa, Lucas…
 
LUCAS (MOSQUEADÍSIMO).- ¡Qué quieres decir con lo de que no me va esa cuerda…!
 
TRIO DEL PL (EL METEPATAS).- ¡Es una forma de hablar…! Ya conoces los rumores que corren sobre tus gustos… (OTRO, TOSE)  Bulos, claro.
 
LUCAS.- ¡Ahora veo de dónde salieron…! ¡Ya te pasaré la factura…! (RESOPLA PARA TRANQUILIZARSE) A ver, ¿cómo coño voy a seducirla si ya le dije que se acabó?
 
TRIO DEL PL.- Nos da en la nariz que la encontrarás  receptiva. Tampoco ellos tienen el coño para ruidos, con los de Izquierda Pura crujiéndoles los huevos (OTRO) ¡Tú puedes, Lucas…! (OTRO) ¡Creemos en ti!
 
LUCAS.- ¡Me estáis volviendo loco, joder! ¡Pero loco perdido!
 
Corta de muy mala uva. La pantalla se apaga, el cañón también y se encienden las luces del espacio escénico.
 
Los dos personajes guardan sus trastos. Se miran un rato con expresiones confusas. Lucas ha colocado las bolas con el triángulo y mete un tacazo que las dispersa a lo bestia.
 
ROSA.- Supongo que serían noticias sobre el accidente de tu colaboradora cercana… ¿O era colaborador…? Por ese palo que has pegado, no sé si buenas….
 
LUCAS.- Me  han dado noticias, sí…Imagino que tus sicarios ya sabrán tu decisión de romper las negociaciones… ¿Están contentos?
 
ROSA.- Mi decisión, dices… ¡Pero sí fuiste tú quien…!
 
LUCAS.- Un detalle  sin importancia…. Lo fundamental es: ¿qué opinan?
 
ROSA.- ¡Que en menudo ortigal nos metes a todos…! Me sugieren que intente reconducir las cosas (MUECA DESDEÑOSA). Pero no veo cómo puedo razonar con un radical como tú…. ¿Me dejas tirar? Me toca.
 
LUCAS (GOLPEA OTRA VEZ).- ¡Juego solo…!
 
ROSA.- ¿Crees que también haría trampas con el taco?
 
LUCAS (APOYA EL PALO EN EL SUELO).- ¡Sí! Y tu gente tiene razón por una vez: nos metes en un ortigal… ¡Aunque te cueste admitirlo, porque eres la más extremista de todos…! Mira, mientras los míos me tranquilizaban sobre el estado de mis colaboradores accidentados…
 
ROSA.- ¡Ah, ¿es más de uno…?!
 
LUCAS (IMPROVISA).- Dos. De ahí la confusión inicial.
 
ROSA.- Finalmente aclarada. Me tenías en un sin vivir.
 
LUCAS.- ¿Puedo continuar?
 
ROSA.- Claro, disculpa la interrupción.
 
LUCAS.- Por supuesto. Bien… Mientras me informaban de la evolución de Claudia 
(TIC BURLON DE ROSA)…y del otro herido, reflexioné.
 
ROSA.- ¿Y a qué conclusión llegaste?
 
LUCAS.- Que quizá me he dejado llevar por un exceso de firmeza en defensa de mis creencias cuando dije que había que acabar con esto y convocar elecciones…A veces soy demasiado  recto.
 
ROSA.- Como la línea más corta entre dos puntos dibujada con tiza por un borracho…
 
LUCAS (A LO SUYO).- Te pido en nombre del pueblo que aceptes dar otra vuelta de tuerca en la negociación… ¡No la matemos! Nosotros podremos permitírnoslo, pero España no…
 
ROSA.- Eres el primer hombre que conozco capaz de pensar a la vez en un accidente y hacer una reflexión de ese calado… ¡Admirable! Eso requiere el uso de dos neuronas al mismo tiempo… Suena a caso clínico.
 
LUCAS.- ¿Te cachondeas de mí…?
 
ROSA.- Jamás me lo permitiría. Ocurre que me asombras.
 
LUCAS.- ¿Por qué?
 
ROSA.- Porque admito que en los asaltos eróticos eres de lo más  impetuoso, pero en los juegos de Poder me ha parecido siempre que te mueves en espiral y meas hielo por los ojos.
 
LUCAS.- ¡Mujer!
 
ROSA.- Y, después de llegar a esa conclusión tan inteligente de que demos otra vuelta al tema, ¿se te ha ocurrido algo especial? ¿Algo que podamos mirar como un posible método de trabajo? Voy a dejar pasar eso de que hables en nombre del pueblo… Tú ves al pueblo como el Rey León a los pobres animalitos que lo aclaman en el musical: ¡carne rica, rica!
 
LUCAS.- A estas alturas, estamos un poco estresados.  (REFLEXIVO, AUNQUE TRANSMITE ASTUCIA). ¡Un decir mío, claro…! Sin mayor importancia…Pienso que nos convendría  un respiro.
 
ROSA.- ¿Sugieres que suspendamos, volvamos a Madrid y que nos reunamos otra vez mañana?
 
LUCAS.- ¿Volver a Madrid…? ¡Qué dices, qué dices…! ¡Ni hablar! La canallesca no nos ha localizado y no tiene ni puta idea de en qué lío estamos metidos. Si salimos de aquí, alguno de  nuestros bichos se puede ir de la lengua y mañana abrimos todas las ediciones…Estaríamos muertos, Rosa. Kaputt!
 
ROSA.- De acuerdo. ¿Qué propones?
 
LUCAS.- Que nos relajemos el resto de noche, nos hagamos una cenita aprovechando la hospitalidad de nuestro anfitrión y continuemos el forcejeo a primera hora… ¿No vamos a ser capaces de tener un rato de conversación normal?
 
ROSA.- Si nos ponemos un límite para retomar…Digamos, las ocho.
 
LUCAS.- Las ocho… (EUFORIA) ¡Perfecto, lo continuamos a las ocho!
 
ROSA.- Me respondes con el cuello de que nadie de los que te esperan ahí fuera filtrará nada mientras acampamos.
 
LUCAS.- Lo mismo digo de los tuyos.
 
ROSA.- Off course!
 
LUCAS.- ¿Llamamos a nuestros Estados Mayores para contarles en qué punto estamos?
 
ROSA (LO OBSERVA BURLONA).- ¿Por qué tengo el pálpito de que prefiero hacerlo sin que estés delante…? Avisa a Penagos de que hacemos noche en su finca, y dame una hora. Quiero ducharme y descansar un rato… Eres agotador, querido.
 
LUCAS.- Eso decías en los buenos tiempos…
 
ROSA.- No me refiero a ese tipo de agotamiento.
 
Empiezan a dirigirse muy despacio a la puerta principal. Él la toma del brazo.
 
LUCAS.- Para que veas  qué distintos somos: a mí me daría igual que me oyeras hablar con los de mi equipo… Yo defiendo la transparencia.
 
ROSA (ESCÉPTICA).- ¿De veras…? Quizás has cambiado mucho, pero me cuesta creerte. En cuando me diera la vuelta,  dirías a tus secuaces lo que piensas de verdad. ¡Escuchar eso sí que me sería útil…! (LO MIRA BURLONA) Ten cuidado, porque te he metido en un bolsillo una grabadora enana que compré en “La Tienda del Espía”.
 
Lucas se detiene y la mira incrédulo. Arma una risotada a todas luces excesiva. Siguen dando pasos hacia la salida.
 
LUCAS.- ¡Qué bromas se te ocurren…! (SÚBITO TIC DE ALARMA). Tampoco te serviría de mucho. Nunca les diría la verdad antes de que tú y yo decidamos qué hacer…Te digo que tienen peligro… ¡Nosotros, a lo nuestro, Rosa!
 
ROSA.- Me has leído el pensamiento sobre algunos buitres que me rodean.  Me recuerdas una frase de mi correligionario Mario Soares: “A política e una merda y os políticos as moscas que la rodean.”
 
LUCAS.- Evidentemente, tú y yo estamos fuera de tan banal generalización dicha por ese sociata portugués…
 
ROSA.- Evidentemente, querido.
 
Lucas abre la puerta y le cede el paso, en plan muy galante. En cuanto ella desaparece, él se vuelve al escenario y se palpa los bolsillos con expresión de gran recelo. Ella se asoma  muy sonriente.
 
ROSA.- La grabadora es diminuta. O sea que para encontrarla, habrás de ponerte en bolas.
 
Lucas se ríe, falsísimo y gesticulante. Desaparecen, cerrando detrás.
 
Largo fundido a negro

(Continúa…)