La venta de iPads se reduce trimestre a trimestre, mientras que las de los Mac va en aumento, la respuesta: la gente busca, pide y quiere un teclado.

Que el número de tablets, así como de iPads vendidos es cada vez menor no es ningún secreto, sin embargo esto es algo que a Apple no parece importarle demasiado.

Uno de los principales motivos por el que no se venden tantas tabletas como antes es el hecho de que los smartphones sean cada vez más grande. Antes, con móviles de pantalla más pequeña, tener un portátil o una tablet resultaba imprescindible si queríamos tomar notas fuera de casa, o incluso consultar internet, leer o jugar; ahora esto ha cambiado.

Lo último de Samsung, el Galaxy S6 Edge Plus, así como el Galaxy Note 5 tienen 5,7 pulgadas. Entonces, ¿necesitas llevar encima un iPad? Puede que la respuesta sea no, pues con un teléfono puedes estar haciendo lo mismo que con una tablet solo que con unas pocas pulgadas de menos.

Los ‘phablets’ y la falta de teclado podrían condenar a los iPads, o no

Phablets, así se llaman estos híbridos entre tableta y smartphone que tanta cuota de mercado parecen estar arrebatando a los iPad de Apple.

Por otro lado, tenemos la cuestión del teclado, pues parecía que el fin de los ordenadores portátiles estaba cerca, ya que contábamos con tablets mucho más portables, pero cierto es que aún no nos imaginamos la vida sin teclado, viviendo únicamente con lo táctil. Y es que por muy cómodo que pueda parecer escribir directamente sobre la pantalla, la verdad es que donde se ponga un teclado… (los de Samsung parece que han pensado lo mismo con sus nuevos smartphone presentando como accesorio una carcasa con teclado físico, ¿nos estaremos cansando de lo táctil?).

Esta es la razón por la que los portátiles de Apple vuelven a remontar, pues son ligeros y ofrecen eso que un iPad no puede darte, un teclado (a no ser que le pongas una funda con teclado, que eso ya es otra cosa).

No es tanto la compra de dispositivos, como el uso que se hace de estos

Pero a pesar de todo esto, la compañía de la manzana no parece estar demasiado preocupada por su negocio, y ¿por qué? Pues bien podría ser porque a pesar de que ahora no se compren nuevos iPads, sí que hay gente que los tiene desde hace tiempo y los utiliza. Sinónimo de calidad que podemos traducir en que cuando toda esa gente que ha podido tener una muy buena experiencia con el dispositivo quiera renovarlo, porque busque mejorar su versión o se haya estropeado (ya que nada es para siempre), volverá a recurrir a Apple.

El verdadero problema lo encontraríamos si los usuarios de iPad no utilizasen el dispositivo, si lo tuviesen acumulando polvo en un cajón, eso sí que sería síntoma de que el fin de las tablets de Apple está cerca.

Imagen | Martin Abegglen en Flickr