Comenzó la ceremonia de reapertura de la embajada de EE.UU en La Habana con la presencia de John Kerry, secretario de Estado de EE.UU encargado de izar la bandera estadounidense después de su cierre en 1961.

El encargado de negocios de la misión diplomática de EE.UU. en la isla, Jeffrey DeLaurentis dio la bienvenida a Kerry, el primer jefe de la diplomacia estadounidense que llegaba a Cuba en 70 años, al inicio del acto formal.

“Nuestras políticas del pasado no han conducido a una transición democrática aquí en Cuba. Sería poco realista esperar que la normalización de relaciones tenga un impacto transformador en el corto plazo“, señaló el secretario de Estado en su discurso en la apertura oficial de la embajada de La Habana, quien además aseguró sentirse “en casa”.

John Kerry se atrevió también con el español en un fragmento de su discurso: “No hay nada que temer, ya que serán muchos los beneficios de los que gozaremos cuando permitamos a nuestros ciudadanos conocerse mejor, visitarse con más frecuencia, realizar negocios de forma habitual, intercambiar ideas y aprender los unos de los otros”

A la ceremonia asistió también la directora para Estados Unidos de la Cancillería de la isla, Josefina Vidal, quién encabezó las negociaciones para restablecer relaciones bilaterales junto con Roberta Jacobson, la secretaria de Estado adjunta de EE.UU. para Latinoamérica.

Durante el discurso escuchamos a DeLaurentis decir que “Nunca pensé que vería enarbolada la bandera de EE.UU en este edificio. Este es el principio de un nuevo capítulo en la historia de nuestro país“.

Imagen | New York Times