Los ministros de Finanzas y de Economía de la eurozona han aprobado el tercer rescate a Grecia, lo que supone un nuevo programa de asistencia financiera a ese país de hasta 86.000 millones de euros y tres años de duración.

El acuerdo, que se produjo tras seis horas de deliberaciones en una reunión extraordinaria del Eurogrupo, prevé un primer desembolso de 26.000 millones de euros que se dividirá en dos tramos. El primer tramo es de 10.000 millones de euros y estará inmediatamente disponible en una cuenta especial del fondo de rescate de la eurozona para la recapitalización de la banca griega.

Un segundo tramo de 16.000 millones de euros será desembolsado a Grecia en varios pagos, comenzando por uno de 13.000 millones de euros antes del 20 de agosto, justo a tiempo para que Grecia pueda hacer frente al pago de 3.400 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE), según la declaración del Eurogrupo.

Otro desembolso se hará en otoño y estará sujeto a la aplicación de medidas claves acordadas en el memorando de entendimiento que fija las condiciones del nuevo programa y que serán especificadas por las instituciones europeas y acordadas por los “número dos” de los ministros de Finanzas y Economía.

Un segundo desembolso para la recapitalización de la banca de hasta 15.000 millones de euros podrá pagarse después de la primera revisión del rescate y en todo caso antes del 15 de noviembre, sujeto a la planeada revisión de la calidad de los activos bancarios y las pruebas de resistencia. En total habrá así 25.000 millones de euros para sanear o liquidar la banca griega con problemas.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, explicó en rueda de prensa que el consejo de gobernadores del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) espera poder dar su visto bueno el día 19 por la tarde como parte del procedimiento, lo que “desbloquearía el tramo inicial” del rescate.

“Todo el intenso trabajo durante las últimas semanas han merecido la pena”, señaló Dijsselbloem, quien dijo que la reunión extraordinaria del Eurogrupo ha sido “muy constructiva”.