Quizá haya notado una transformación en Tuenti. Desde hace ya unos años, la red social para jóvenes ya no es una red social, es un operador móvil. Y su logotipo ha cambiado. Ahora se hacen llamar .Tuenti y tienen un eslogan muy sonoro: “La compañía móvil que se lo cuestiona todo”. Hablamos en Viajando con Fetka con Sebas Muriel, que ha capitaneado el cambio.

• “La posibilidad de sustituir la marca Tuenti estuvo encima de la mesa”
• “Seguimos teniendo entre 2 y 3 millones de usuarios de la aplicación, y los 15 millones que la utilizaron en algún momento para los que la marca tiene valor sentimental”
• “Abriremos un sexto mercado en el primer trimestre de 2016”
• “Perú será el primer mercado fuera de España en el que lanzaremos la telefonía en la nube”
• “Tenemos muchas cosas que demostrar en España”

Para leer un perfil completo del señor Muriel podéis ver el que él mismo cuelga en su blog. Pero casi nadie le llama señor Muriel. Quizá en la recepción de los hoteles. Para la Sociedad de la Información española es simplemente Sebas, ingeniero de telecomunicaciones, exdirector general de Red.es, consejero delegado de Tuenti y DJ vocacional. Llega a la redacción de SABEMOS en pantalones cortos y preparado para darlo todo en nuestra pequeña y desvergonzada entrevista en vídeo. Pero antes, hay que hablar de cosas serias.

Casi nada más sentarse, y en respuesta a la primera pregunta, Sebas recurre al nuevo eslogan de la empresa. Y sí, más le vale a Tuenti presentarse como una compañía tecnológica que se lo cuestiona todo, porque si lo que hubieran querido era estabilidad, apañados iban. La compañía nació en 2006 como red social, y en España llegó a comerle la tostada a Facebook. Hasta que la tostada cayó, del lado de la mantequilla, y quedó bien claro la conveniencia de enfocarse en la actividad de operador móvil, que empezó siendo secundaria para Tuenti y hoy lo es todo, de la mano de mamá Telefónica.

“Como empresa de innovación, disfrutamos tanto del camino como las metas que nos vamos poniendo. Queremos desafiar todo lo que está establecido. Antes éramos una compañía que ayudaba a la gente a comunicarse a través de una red social web, cuando no había smartphones e internet en movilidad. Pero hemos pasado a otra fase. Existía la necesidad de mejorar de forma drástica un servicio que las operadoras venían dando desde hace años, y generar un modelo de negocio sostenible y rentable, pasando de la monetización con publicidad a la suscripción de servicios de comunicación de una forma transparente. No comercializamos sólo voz y datos, comercializamos comunicación. Nuestro ADN sigue siendo el mismo y resolvemos el mismo problema pero de formas distintas. Y por ello hemos inventado el operador freemium, un modelo por el que ni siquiera es necesario ser cliente de Tuenti para disfrutar de nuestros servicios. 

Cuando le preguntamos si se llegó a plantear olvidar la marca Tuenti y apostar por una marca con menos historia como .T, que se vino utilizando de forma informal durante el relanzamiento de la compañía, reconoce que la posibilidad estuvo encima de la mesa. “Analizamos todas las opciones porque uno de los problemas que percibíamos, aunque sólo en España, es que se nos identifica como algo que hoy ya no somos, y hemos visto todo tipo de posibilidades, desde un rebranding completo, hasta cambios visuales. Creo que Tuenti como concepto y marca tiene un valor inherente. Tenemos una gran base de entre 2-3 millones de usuarios que utilizan la aplicación y los casi 15 millones que la utilizaron en su momento para los que la marca tiene un valor sentimental positivo. Pero sabíamos que teníamos que hacer algo para explicar que la compañía, aunque sigue siendo innovadora, ya no hace lo mismo que antes. Aunque si tenemos que seguir cambiando lo seguiremos haciendo“.

Aunque la compañía tiene ya cuatro mercados abiertos en América Latina (México, Argentina, Perú y Ecuador), y tiene previsto abrir un quinto en el primer trimestre de 2016 –sobre el que Sebas no suelta prenda– España sigue siendo el país más importante en base de cliente y de negocio. Por poco tiempo. “En Latinoamérica no estamos dando datos desglosados, pero a finales del próximo año ya tendremos más clientes fuera de España”. Son mercados con una penetración muy pequeña de smartphones e internet móvil que ofrecen grandes posibilidades de crecimiento. Queremos ser de las primeras segundas marcas de estos países gracias a una propuesta muy diferente. En realidad, no tardamos mucho en abrir un mercado con la propuesta más básica. Actuamos como un operador global y, poco a poco, vamos desplegando nuestra capa de servicios. Perú va a ser, por ejemplo, el primer mercado en el que despleguemos el servicio de telefonía en la nube que tenemos en España

“Sobre nuestro próximo mercado, aún estamos barajando alternativas. Colombia es una opción, como Chile o Brasil. Incluso podríamos lanzar en algún país sin huella de Telefónica. Y no es que esté en nuestros planes, pero tecnológicamente nada nos impediría estar en países donde no está Telefónica. En ese sentido, trabajamos para ser tan eficientes como compañías como Google o Dropbox, que tienen un núcleo de desarrollo y luego se puede desplegar fácilmente en cualquier país. Bastaría cerrar un acuerdo mayorista e integrar nuestra plataforma tecnológica”.

Le pido, eso sí, que explique en pocas palabras la diferencia de su telefonía en la nube con lo que pueden ser las llamadas entre Whastapp o Line. “No nos dedicamos sólo a la comunicación entre aplicaciones, como esas que citas. Con una conexión wifi, puedes hacer llamadas de teléfono y, para el usuario que recibe la llamada, es totalmente transparente: la llamada se ha hecho desde tu número de teléfono. Si aquí es importante, imagínate en América Latina, donde puedes hacer llamadas desde cualquier ordenador como si fuese un número de teléfono. Cuando la gente se dé cuenta de que puede tener su número de teléfono en cualquier dispositivo, incluso si pierdes o te roban el smartphone, o te quedas sin batería o sin cobertura, los clientes lo valorarán. Intentamos explicar que un giga en Tuenti tiene mucho más valor que en cualquier otro operador”.

Aunque hace tiempo que se cayeron de esa guerra, hubo una época en la que Tuenti fue el operador que daba más datos a los clientes. La compañía mató su (entonces muy barata) oferta con 3 Gb y hoy ofrece de base 2 Gb por el mismo precio. “El cliente lo que quiere es estar cada vez más conectado, y los gigas son sólo una parte. Y no descarto subirlo porque la gente consume cada vez más datos. Pero con nuestro sistema de bonoplus puedes ir aumentando la capacidad a medida que lo necesites. En verano sé que necesitaré varios gigas más y toda la familia se me conectará. Es más importante poder ampliar la franquicia de datos de forma económica y que la compra en la aplicación sea muy sencilla y one-click, como las compras en Amazon. Así no les fuerzas a tener puntos de precio más altos si no lo van a consumir”.

Le preguntamos a Sebas por el tamaño de Tuenti, que tiene 170 trabajadores en comparación con los cerca de 20 que tiene su rival Pepephone, con muchos más clientes y facturación. “Necesitas una capa de ingeniería muy fuerte si quieres ser una compañía de telecomunicaciones global y disruptiva. Además, nuestro servicio de atención al cliente está en la casa, no subcontratado, lo que es otra característica muy peculiar nuestra. Yo quiero tener muy cerca a quien está dando el soporte y que hable rápido con ingeniería para no resolver sólo el problema de un cliente, sino que no le vuelva a pasar a otro. Pero tienes razón, si fuese sólo una apuesta para España no tendría sentido, pero se justifica de sobra si piensas en el resto de nuestros mercados. Si quieres hacer un negocio para conseguir una rentabilidad y venderlo, puedes hacerlo, pero no es lo que somos. Nosotros no sólo queremos simplemente revender minutos y megas, aspiramos a cambiar las comunicaciones en todo el mundo“.  

Lo que no quiere decir que no crea en su capacidad de crecer en España. “Soy muy optimista y creo que tenemos mucho por crecer y muchas cosas que demostrar en España”