La embotelladora española de la bebida gaseosa, Coca-Coca Iberian Partners , volverá a poner en funcionamiento las instalaciones del municipio madrileño con la incorporación de parte de su plantilla afectada por el ERE.

En concreto, 85 de los 220 empleados afectados por el ERE que han pedido su readmisión van a volver a la planta el 7 de septiembre. Se trata de los trabajadores que tenían similares funciones antes del ERE, en especial aquellos que se dedican a labores de mantenimiento.

El resto de los trabajadores del centro, unos 135 y que hasta el ERE realizaban funciones de producción, esperarán a que la Audiencia Nacional (AN) se pronuncie sobre las reclamaciones que interpuso CCOO.

El sindicato se quejó de que la ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo no se produjo en la forma que esta instancia estableció, una vuelta a los mismos puestos de trabajo que no se ha producido, al cambiar la empresa la función de la planta a centro logístico.