La formación socialista lleva el caso ante la Fiscalía General del Estado al considerar que existen “indicios de delito” en la cita que el ministro del Interior mantuvo en su despacho con el exvicepresidente del Gobierno investigado por corrupción. El departamento de Fernández Díaz también estudia acciones contra el Grupo Socialista por denuncia falsa, injurias y calumnias.

El PSOE ha decidido no esperar a la comparecencia en el Congreso del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y le ha denunciado ante la Fiscalía General del Estado por tres presuntos delitos: prevaricación, revelación de secretos y no persecución de delitos. Los socialistas consideran que la reunión que Fernández Díaz mantuvo en su despacho con Rodrigo Rato el 29 de julio trasciende el plano de lo ético y podría tener consecuencias penales.

Antonio Hernando, portavoz del PSOE en la Cámara Baja, ha sido el encargado de cumplir con el trámite esta mañana. A las 11.30h y en medio de una gran expectación mediática, el diputado ha entregado la documentación en la sede de la Fiscalía y ha declarado que “la corrupción es el segundo problema que la ciudadanía ve en España y es inaceptable que el que dirige a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el que dirige a la Guardia Civil responsable de investigar al señor Rato por un posible delito de blanqueo de capitales reciba al señor Rato en el Ministerio”.

El parlamentario socialista confía en que con su iniciativa se logre que la Fiscalía llame a declarar a los dos protagonistas de la cita y a una Guardia Civil “que ya ha mostrado su preocuapción por que esa reunión pueda haber intoxicado la investigación”. Fernández Díaz aseguró que el encuentro no había tratado nada más allá de lo personal, a pesar de lo cual cedió a la presión y solicitó comparecer en el Congreso para dar explicaciones.

“Me da la impresión de que el Ministerio y el ministro lo que están preparándose es una coartada”, asegura Hernando

La gestión del caso ha despertado resquemores en el PP y amenaza con lastrar al partido en plena precampaña de las cruciales elecciones catalanas. Por ello, se confía en que en la Comisión de Interior donde el ministro se explayará quede zanjado el asunto. Fernández Díaz deberá superar la versión contraria a la suya que dio Rato –“hablamos de todo lo que me está pasando”, aseguró a El País el expresidente de Bankia-, además de explicar por qué atiende las demandas de un imputado por corrupción.

Respecto a la posibilidad de que la reunión se celebrara para abordar las amenazas de muerte que estaría recibiendo la familia Rato, Hernando se ha mostrado igual de inflexible y se ha preguntado si el Gobierno a partir de ahora va a recibir “a cualquiera que se siente amenazado”. “Me da la impresión de que el Ministerio y el ministro lo que están preparándose es una coartada para explicar una reunión absolutamente inexplicable”, ha remarcado.

Interior también se plantea emprender acciones legales contra el portavoz socialista por denuncia falsa

No ha considerado necesario escuchar la intervención del ministro en sede parlamentaria antes de denunciar porque “una persona muy cualificada y que sabe qué información se va a producir en esa comparecencia ya nos ha dicho que no se va a decir nada, y es el presidente del Gobierno Mariano Rajoy”.

El movimiento del PSOE no ha sentado nada bien ni a Interior ni al PP. Desde el Ministerio se considera que el Grupo Socialista ha podido incurrir en denuncia falsa, injurias y calumnias y ya se plantea emprender sus propias acciones penales contra Hernando, han informado fuentes del departamento a Europa Press. El dirigente popular Javier Arenas, por su parte, cree que el partido de Pedro Sánchez lo que ha hecho es “reírse del Congreso” al recurrir a la Justicia sin esperar a la comparecencia del ministro. “Le importa un bledo la verdad y su único objetivo es escandalizar”, ha señalado Arenas en declaraciones a la citada agencia.