La CNMC anima a Industria a liberar la banda de 700 MHz (segundo dividendo digital) para los operadores.

Ahora las operadoras de telefonía móvil dispondrán de la banda de espectro radioeléctrico de 1,5 GHz, que estaba destinada a la radio digital, para las comunicaciones móviles, según el proyecto de orden para la modificación del cuadro nacional de atribución de frecuencias del Ministerio de Industria.

El Gobierno, que ha lanzado una consulta pública sobre la atribución de frecuencias en relación con espectro de la banda de 1,5 GHZ, cumpliendo así con una decisión comunitaria del pasado mes de mayo que establece que, a “más tardar seis meses” después de la fecha de notificación de la misma, los Estados miembros designarán y harán disponible la banda de frecuencias de 1452-1492 MHz (1,5 GHZ) para servicios de comunicaciones electrónicas.

Así, no solo se cumple la decisión marcada por la Comisión Europea, sino que también se avanza hacia el objetivo de alcanzar los 1200 MHz de espectro adecuado para la prestación de servicios de comunicaciones electrónicas inalámbricas. Pues con esta ampliación estamos hablando de que en España España habrá un volumen total de espectro atribuido para la prestación de estos servicios de 800 MHz.

Esta resolución señala no obstante que las condiciones técnicas para la explotación de esta banda que su modo de funcionamiento se limitará a la transmisión de la estación base (antena) al dispositivo móvil.

La CNMC señala en su blog que esta banda servirá para mejorar la cobertura del 4G y descongestionar las redes, añadiendo además que por ahora los terminales móviles no están preparados para operar con esta banda del espectro radioeléctrico, “de modo que los efectos inmediatos de la subasta sobre los usuarios serían limitados”.

Y por otro lado tenemos la banda de 700 MHz, la que presenta “mayor interés” para los operadores ya que por sus características de propagación permitiría aumentar significativamente el volumen de espectro del que actualmente se dispone para dar cobertura en el ámbito rural y por tanto permitiría aumentar las velocidades de conexión en esas zonas.