En el archipiélago ya se pueden celebrar bodas en las playas, por lo que el Ejecutivo insular ha comenzado una campaña para atraer a las parejas que estén pensando en sellar su amor acompañados por la brisa del mar. Se abre para la economía del archipiélago un mercado multimillonario, el de la organización de enlaces.

“Pero el amor, esa palabra…”, como escribía Julio Cortázar en Rayuela. “Esa palabra” que todo lo vale, y también que todo lo cuesta, como habrán podido comprobar todos los que hayan tenido que organizar -y pagar- una boda.

Una forma de casarse que en España no está excesivamente de moda, frente a las costumbres estadounidenses, es a la orilla del mar. Desde este mes, es una posibilidad de la que disponen las parejas en Canarias, lo que, a su vez, es una oportunidad para los negocios de las islas.

“Es una gran noticia que facilitará la promoción de las Islas Canarias como destino turístico idóneo para la organización de bodas y otras celebraciones románticas”, afirma la consejera de Turismo de Canarias

“Es una gran noticia que facilitará la promoción de las Islas Canarias como destino turístico idóneo para la organización de bodas y otras celebraciones románticas. De esta manera, las playas, uno de nuestros principales atractivos, podrán utilizarse ahora con más hincapié como reclamo en las campañas y acciones promocionales que Turismo de Canarias ya tiene en marcha”, ha asegurado la Consejera de Turismo, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, María Teresa Lozano.

Para aprovechar esta oportunidad, la empresa pública canaria para la promoción del turismo, Promotur, ha puesto en marcha una web (www.siquieroislascanarias.com) para posicionar al archipiélago como destino turístico para bodas, con sugerencias acerca de las mejores y más románticas playas, así como consejos sobre cómo organizar un enlace en cualquiera de las islas.

“Nosotros, a día de hoy, no hemos notado el cambio”, afirman desde una empresa de organización de enlaces, Cásate en canarias. Eso sí, en la compañía aclaran que no han dejado de tener trabajo desde su fundación. Y es que el de las bodas es un negocio suculento.

Los datos

En función del estudio que se elija, el coste medio de una boda fluctúa. En el Libro Blanco de las Bodas, editado en 2012 por Bodaclick –empresa caída en desgracia-, se estima que el promedio asciende a 23.262,34 euros por boda, algo más cara si es por la iglesia y un poco más barata si es por lo civil.

En base a esta estimación y teniendo en cuenta el número de enlaces que se produjeron en 2011 en España, la compañía calculó que las bodas generan 3.615,7 millones de euros, el 0,34% de la economía del país.

Las bodas generan 3.615,7 millones de euros, el 0,34% de la economía del país

Entre los sectores implicados en los casamientos, el que más ingresa con ellos es el de la hostelería, que facturaría 2.092 millones de euros en España cada año.

Esta actividad sí repercutiría directamente en la economía canaria, frente a otras que podrían no quedarse en el territorio insular, como los gastos en moda, lunas de miel o joyería. Entre los servicios que también se quedarían en el archipiélago estarían el alquiler de coches; el entretenimiento, con la música del convite incluida; belleza y estilismo; fotografía y vídeo; y floristería y decoración, todas ellas partidas importantes en una boda.

Todo ello sin contar lo que supondrían los vuelos y el alojamiento de los asistentes a la boda, que eleva considerablemente el coste para cada invitado. Un pellizco nada despreciable para los hoteleros canarios, dado que el 78% de estas celebraciones cuenta con más de 100 invitados.

De acuerdo con otros datos, los que aporta la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (Fuci), las bodas en Canarias son las más baratas de España, con un gasto medio de 11.864 euros en 2014, la mitad de la cantidad calculada por Bodaclick para todo el país.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2014 se produjeron 6.466 matrimonios entre residentes en Canarias. Con tan sólo multiplicar los enlaces locales por el coste medio, se obtiene un negocio de 76,7 millones de euros. Por lo tanto, si con las bodas en las playas llegan otros tortolitos de fuera, que vivan los novios.

 

Foto: Flickr – Ahmed Sinan