El ministro de Finanzas heleno, Euclides Tsakalotos, ha anunciado que el país ha llegado a un acuerdo con sus acreedores, que le permitirá desbloquear un nuevo programa de rescate, aunque ha matizado que todavía faltan por aclararse algunos “muy pequeños detalles”.

Según informa la Agencia Efe, la Unión Europea ha confirmado el acuerdo, tras una negociación que se ha prolongado durante casi veinte horas.

Está previsto que el rescate sea presentado en las próximas horas en el Parlamento, para que comience su tramitación y pueda ser aprobado en pleno el jueves, con lo que el Eurogrupo podría aprobarlo oficialmente un día después.

El proyecto de ley incluirá tanto el programa de rescate como un primer paquete de requisitos previos, necesarios para obtener el primer desembolso, que Grecia necesita antes del 20 de agosto, día en el que vencen pagos al Banco Central Europeo por valor de 3.400 millones de euros.

El país mediterráneo no tendrá que tomar medidas adicionales para compensar el desvío en los objetivos de superávit primario, una circunstancia que se va a producir por el declive económico del país en los últimos meses.

En concreto, se ha llegado a un acuerdo para que Grecia pueda acabar el año con un déficit primario del 0,5%, como máximo, frente al superávit primario del 1% del PIB que le habían marcado como límite la Comisión Europea, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

No obstante, para 2016 se ha previsto un superávit primario del 0,5% y del 1,75% para 2017, mientras que se estima que en 2018 alcance el 3,5%.

Grecia espera obtener en un primer desembolso 24.000 millones de euros, de los que 10.000 millones se destinarían a la recapitalización de la banca, 7.200 millones a devolver el crédito puente obtenido de los socios de la eurozona en julio y otros 5.000 millones al pago de vencimientos al FMI y al BCE, en agosto y septiembre.