El consejo de administración de la compañía Elcogas, que explota la central térmica de Puertollano, ha encargado a la dirección de la empresa que comience los trámites necesarios para cesar su actividad.

Según recoge la Agencia Efe, Elcogas tomó ayer por la tarde esta decisión, después de que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo autorizara la semana pasada el cierre de esta central termoeléctrica de gasificación integrada en ciclo combinado.

En estas instalaciones trabajan unos 250 trabajadores. La empresa se ha decantado por el cese de los trabajos después de constatar que la central arroja unas pérdidas de más de 200 millones de euros desde el inicio de su actividad, con unos resultados negativos de 11,8 millones en lo que va de año.

“En el último año, la central ha estado operando a precios de mercado y registrando pérdidas, a la espera de un cambio regulatorio que modificara la actual situación de inviabilidad económica de la central y que no se ha producido”, ha explicado la empresa.

En este sentido, Elcogas estaba a la espera de cambios regulatorios en el panorama energético español, que finalmente no se han producido.

La empresa presentó oficialmente la documentación para proceder al cierre el 1 de julio de 2014, dada la “inviabilidad económica” de la central.

Reacción de la Junta

Por su parte, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha anunciado que va a promover enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2016 que contemplen un nueva normativa para garantizar la continuidad de la planta.

Según fuentes consultadas por Efe, “están trabajando con el Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados” en cambios que doten de un marco regulatorio específico de ayudas a Elcogas. “El Gobierno regional no va a tirar la toalla”, han añadido, porque “Elcogas sigue teniendo futuro”.