El Ministerio de Fomento ya ha recibido el informe que pidió al Consejo de Estado acerca del proceso de liberalización ferroviaria, que culminará con la entrada de un operador independiente en el corredor de alta velocidad del Mediterráneo. El nuevo competidor, que se las tendrá que ver con la empresa pública Renfe, se encontrará con un sector, el de los trenes, que está en plena ebullición y que transporta cada vez a más viajeros.

Un paso detrás de otro, el transporte ferroviario se va acercando al final del camino de la liberalización. La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha anunciado que el Consejo de Estado ha dado el visto bueno a la participación de compañías privadas en el transporte de pasajeros por tren.

Novias no le faltan a este servicio, al que pretenden algunas empresas de construcción y servicios como Ferrovial y Acciona, aunque también están en la nómina de interesadas algunas compañías con experiencia en el transporte de pasajeros como Alsa y Globalia, propietaria de Air Europa.

El interés de las empresas acompaña, en este caso, a las preferencias del público.

Crecimiento de viajeros

El transporte ferroviario está de moda. Es lo que se deduce de las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), que deja a los trenes de larga distancia, entre los que se incluyen los servicios de alta velocidad, a 75.000 personas de ser el transporte preferido por los viajeros en junio.

El primer adelantamiento de los trenes a los aviones en España se produjo en enero del año pasado. Desde entonces, los meses de verano han permanecido como una excepción en la que el transporte de pasajeros por aire superaba al ferroviario, debido en parte a la preponderancia de destinos vacacionales como las Islas Baleares o Canarias, sin conexión por tren con la Península Ibérica, como es evidente y sabido por todos.

En junio, 2,73 millones de usuarios prefirieron el tren, mientras que 2,81 millones se decantaron por el avión. El transporte ferroviario se anotó un crecimiento interanual del 5,8%, frente al aumento del 3,9% del aéreo.

Un proceso progresivo

Por el momento, sólo se permitirá a una compañía competir con Renfe por el transporte de viajeros en el corredor de alta velocidad de Levante. Pero es sólo un paso intermedio para que el sector se abra más todavía, después de varios años en los que los trenes públicos han convivido con los privados.

Pastor ha recordado que la liberalización del transporte ferroviario se está haciendo a la española, esto es, poquito a poco. Comenzó en la década pasada, cuando se partió a Renfe en 2 empresas: Renfe Operadora, responsable de los trenes, y Adif, responsable de las vías.

Los siete operadores privados de transporte ferroviario de mercancías acaparan tan sólo el 20% del mercado

En los últimos años no ha mejorado mucho el panorama del transporte de mercancías. Los siete operadores privados que compiten contra Renfe Mercancías cuentan con una cuota de mercado del 20% y se quejan de los precios “depredadores” que ofrece la compañía pública.

Lo lógico -y lo que está sucediendo- es que las empresas que tienen licencia para operar trenes para transporte de mercancías se lancen también al negocio de los pasajeros, para optimizar sus inversiones y consolidar su experiencia en el sector. Por ello, algunas compañías de transporte de mercancías han demostrado ya su interés en la prestación de los servicios para viajeros.

Entre las que transportan mercancías hay 3 empresas que tienen licencia para mover también pasajeros: Acciona, Comsa y Continental, del Grupo ACS. A estas compañías hay que sumarles otra gran constructora-concesionaria, Ferrovial, y tres firmas de viajes, Alsa, Interbús y Globalia, que también cuentan con la licencia para transportar viajeros.

 

Foto: Flickr – Bonaventura Leris