Tras conocerse la reunión del Ministro del Interior con el imputado exministro de Economía, los sindicatos de las Fuerzas de Seguridad y los partidos de la oposición ponen el grito en el cielo. Unos piden que comparezca en el Congreso y otros que dimita.

Este sábado, el diario El Mundo adelantaba que el 29 de julio se había producido una reunión entre el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato. Apenas una semana antes, Rato había acudido a declarar como imputado a los juzgados de Plaza de Castilla. Se le investiga por cinco delitos fiscales, uno de blanqueo y otro de alzamiento. 

El Ministerio del Interior alega que su departamento no mantiene ninguna línea de investigación abierta en torno al caso Rato cuyas pesquisas realiza la Agencia Tributaria. Las mismas fuentes, consultadas por Europa Press, han confirmado la existencia de esa reunión, en la propia sede del Ministerio, y la enmarcan dentro de la cordialidad entre dos personas que “se conocen desde hace años”. Según esta versión, la reunión se produjo a instancias de Rato.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles exige la destitución del Fernández Díaz 

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha solicitado al Gobierno la destitución inmediata del ministro del Interior tras tener conocimiento de la reunión entre éste y Rodrigo Rato, “protagonista de uno de los casos de mayor alarma social respecto a asuntos de corrupción” en España. Indican en un comunicado que esta reunión en la sede del Ministerio es “un acto oficial y una reunión formal con una persona imputada, la cual tuvo que declarar días antes, el 22 de julio, en los juzgados por varios posibles delitos fiscales y otro de blanqueo, relacionados con su actividad al frente de Bankia”.

Asimismo, la AUGC lamenta estos hechos “denostando que, quien se niega a ejercer como ministro del Interior (pues no asiste a los Plenos de los Consejos de la Guardia Civil, ni afronta los graves problemas internos que se suceden en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado), se dedique a inaugurar cuarteles como el abierto en su propio pueblo, a imponer medallas policiales a imágenes religiosas o a recibir en su despacho a imputados por gravísimos delitos de corrupción”.

Para la AUGC, “ésta es una muestra más del desprecio hacia la democracia” de quienes se decantan por “proteger exclusivamente a los suyos y prolongar indefinidamente una situación de abuso y desvergüenza hacia los ciudadanos, entre ellos los trabajadores de la Guardia Civil y del resto de Cuerpos de Seguridad”, por todo esto, ha exigido la destitución del ministro del Interior, ya que la dimisión se le antoja “fuera del diccionario del ministro”.

Los sindicatos policiales tachan la reunión de “irresponsable”, “lamentable” y de “falta de respeto”

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) no ha pedido expresamente la dimisión del ministro de Interior por reunirse con Rodrigo Rato, a diferencia de la asociación mayoritaria de la Guardia Civil, pero sí considera “una falta de respeto” que se reúna oficialmente “con una persona imputada”, puesto que, “como jefe superior de las Fuerzas de Seguridad tiene conocimiento de las operaciones que se llevan a cabo”. “Entendemos que no procede”, ha añadido en declaraciones a Europa Press el portavoz del SUP, Javier Estévez. El sindicato ha expresado así su deseo de que el ministro “dé explicaciones a los ciudadanos como mínimo” y, dependiendo de las explicaciones que se aporten, que se tomen “las consecuencias políticas necesarias”; “si no las toma él, las debería tomar el presidente del Gobierno”, ha añadido.

Por su parte, la Confederación Española de Policía (CEP) ha declarado por medio de su presidente, Antonio Labrado, que ve “llamativo” que Fernández Díaz haya mantenido una reunión con una “persona con cinco causas abiertas” y no con las asociaciones sindicales de la Policía. Labrado ha calificado de “irresponsabilidad política” dicha reunión y ha denunciado que es “lamentable” que se produzcan estos episodios. Pese a estas declaraciones, la CEP tampoco se ha sumado a la petición de dimisión de la AUGC. “Primero queremos que el ministro dé explicaciones y luego veremos cuál es nuestro siguiente paso” afirma Labrado.

Desde la Unión Federal de la Policía (UFP) creen que lo primero que hay que saber es “qué se trató en esa reunión y por qué se hizo en Interior”. Su portavoz, José María Benito, no obvia que “si esa reunión, como se puede prever, tenía algo que ver con las investigaciones que se llevan a cabo sobre Rato, es evidente que el ministro debe dimitir”.

La oposición pide que el Ministro comparezca en el Congreso

La secretaria general adjunta del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, Isabel Rodríguez, ha anunciado que el PSOE solicitará la comparecencia del ministro en la Cámara Baja, después de conocerse la reunión. “El PSOE exige al señor Fernández Díaz que dé explicaciones inmediatas de por qué recibió a un presunto delincuente en la sede del Ministerio del Interior”.

En una entrevista posterior, el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Antonio Hernando, ha afirmado que es “inconcebible” que el presidente del Gobierno no estuviera al tanto de la reunión mantenida entre el exvicepresidente del Gobierno y el Ministro: “Esto implica también al presidente del Gobierno y tendrá que terminar dando explicaciones en sede parlamentaria”. Añade que desde el Gobierno se desprende una “sensación de impunidad terrible” y ha recalcado que se trata de “un tema muy grave” porque Rodrigo Rato “ha sido todo dentro del PP y tiene mucha información sobre el PP” de la misma manera que el Ministro “tiene toda la información de las fuerzas de cuerpos del Estado”.

El portavoz de Izquierda Unida en la Comisión de Interior, Ricardo Sixto, ha pedido hoy la comparecencia en el Congreso del ministro del Interior para que “explique los motivos por los que se reunió con Rodrigo Rato” en la sede de su propio ministerio el pasado 29 de julio. Para el diputado de IU, “es inasumible” que un miembro del Gobierno “reciba en su propio despacho” a una persona con “varias causas penales abiertas” todavía por dirimir, y menos aún que el encuentro se produjera “con cordialidad”, como explicaron fuentes del ministerio.

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) también quiere que el ministro del Interior dé explicaciones sobre la reunión con Rato y por ello registrará una petición de comparecencia en el Congreso de los Diputados. Pero no se queda ahí, quieren la dimisión del ministro y del Presidente del Gobierno: “Es intolerable un Gobierno que ampara y protege a los corruptos, y además utiliza para ello los recursos y medios públicos”, ha dicho el portavoz de UPyD, Andres Herzog. 

El diputado por Podemos en la Comunidad de Madrid Pablo Padilla sólo ve dos posibles explicaciones a esta reunión, tal como ha afirmado en un programa de televisión esta misma mañana: “O se ríen de nosotros o no quieren que (Rato) hable”. La secretaria general del partido morado en Andalucía, Teresa Rodríguez, añade que “ahora se empeñarán en decir que Rato era también un manzana podrida, que era como Granados, y lo que estamos viendo es que el alma máter [sic.] de la política del PP sigue siendo reconocido por su cúpula”. 

Por otro lado, el subsecretario de Organización de Ciudadanos, José María Espejo-Saavedra, ha tachado de “inoportuno y falto de todo rigor institucional” que un ministro se reúna con una persona imputada en dependencias públicas, y más cuando Interior tiene encomendado la persecución de los delitos por los que se le imputa. Para Espejo-Saavedra, el presidente del Gobierno es responsable de lo que haga su ministro al margen de que conociera o no el encuentro.