El teléfono móvil se ha convertido en un imprescindible, siempre lo llevamos encima. Pasamos infinidad de horas mirando la pantalla de nuestro smartphone, y por ello los anuncios publicitarios encuentran en estos dispositivos su mejor oportunidad.

Visualizamos vídeos, jugamos, accedemos a páginas web,… acciones que antes realizábamos desde el ordenador o el televisor y que ahora llevamos a cabo desde el móvil. Pero es que, hagamos lo que hagamos, siempre nos va a saltar la publicidad, ¿o deberíamos decir la dichosa publicidad? No nos gusta que nos interrumpan con anuncios, eso es algo que todos saben, y por ello trabajar en la forma en que tus vídeos publicitarios sean más que un estorbo, unos simples minutos de visualización, es clave.

La industria de la publicidad ha encontrado en el móvil su mejor negocio, pero aún debe de trabajar para poder obtener un mayor beneficio económico. El objetivo está en conseguir que el mayor número de gente posible vea el mayor número de vídeos publicitarios posibles (ya que es el formato móvil el que más está creciendo, si hablamos de anuncios), y para ello los desarrolladores están definiendo nuevas formas de integrar la publicidad en los smartphones.

Interactividad

Centrándonos en los juegos que todo el mundo puede descargar desde la tienda de aplicaciones, la idea de colocar un anuncio en vídeo antes y después de cada nivel es realmente mala, aburrida y pesada.

Los usuarios serán mucho más receptivos si en lugar de ofrecer un video sin más una y otra vez,  le invitamos a interactuar y a obtener recompensas. Ver un vídeo publicitario puede convertirse en un premio, por ejemplo, en una tirada extra en el juego al que estamos jugando. Además, que el anuncio y el juego muestren elementos similares también es un plus que permite que el usuario no crea haber salido de la partida, se mantiene cierta continuidad.

Que el usuario tenga el control

Obligar a alguien a ver un anuncio no es algo que veamos con buenos ojos, además de ser una muy mala práctica. De esta forma lo único que se consigue es que esa persona rechace ver otros vídeos. Mucho más adecuado es permitir al usuario tomar el control, dejando a su elección si le interesa ver o no el anuncio.

El vídeo debe dejar visible un botón con el que finalizar la reproducción del anuncio, la posibilidad de regular el volumen, así como la inclusión de un temporizador de cuenta atrás, elementos que dan el control al usuario.

Una recompensa para los usuarios freemium

No solo los juegos deben premiar a quienes vean vídeos, pues existen otras aplicaciones, como NextPlus (app de mensajería) que te recompensa por ver publicidad de forma que puedas realizar llamadas o disfrutar de otras herramientas, de pago, a coste cero.

Hay muchas aplicaciones que son gratuitas pero que tienen muchos extras a los que solo puedes acceder a través de una suscripción premium, sin embargo, hay formatos de publicidad móvil con los que lograr llegar a adquirir características de pago.

Que siga el juego

Los juegos móviles son el perfecto escaparate para los vídeos publicitarios, y por ello conseguir que los usuarios los visualicen es muy importante. Una buena forma de lograr este objetivo es ofreciendo al jugador la opción de seguir en el juego frente a la de volver a iniciarlo para seguir en la partida.

De forma más clara: hay juegos en los que después de perder nos puede aparecer en la pantalla la opción de ver un vídeo publicitario para seguir en la pantalla sin perder los logros y puntuaciones que habíamos obtenido, la de volver a jugar pero volviendo al inicio o la de continuar desde donde estábamos pero pagando. Así conseguimos que el usuario vea el anuncio y que además pueda continuar su partida sin tener que gastarse un euro.