La plataforma que reclama la confluencia de las “fuerzas del cambio” tiene un grupo de trabajo dedicado a elaborar propuestas de cara a las generales. “Las líneas motrices tendrán como base la declaración de Derechos Humanos”, explica una portavoz.

Ahora en Común (AeC) continúa organizándose. La plataforma lanzada por miembros de las autodenominadas “fuerzas del cambio” para buscar la confluencia de todas ellas ante las generales está aprovechando el verano para pulir su estrategia y confeccionar la hoja de ruta a seguir los próximos meses. Así, el lunes celebró su primera reunión la mesa de coordinación estatal -que pilota de forma provisional los movimientos del grupo- con el objetivo de repartir tareas y acelerar la puesta a punto de un proyecto al que sigue sin sumarse Podemos.

Se han establecido varios grupos de trabajo para canalizar en acciones concretas “toda la ilusión y las ganas que está poniendo tanta gente”, explica a SABEMOS una de las portavoces de la plataforma, Paz Serra. Entre esos grupos destaca por su relevancia el de Contenidos e Ideario, encargado de esbozar el germen sobre el que luego se construirá el programa electoral, cuya elaboración será abierta y colaborativa. Este hecho evidencia la voluntad de ir hasta el final en el empeño por lograr una confluencia que acabe presentándose a las elecciones de fin de año. Con o sin Pablo Iglesias.

La formación morada rechaza categóricamente integrarse porque considera que su marca es la única capaz de ganar, renegando de candidaturas instrumentales que le obligarían a prescindir de sus siglas y estructura, al estilo de las exitosas Ahora Madrid o Barcelona en Comú. Esa negativa a negociar una alianza global de las fuerzas a la izquierda del PSOE no hace que AeC se plantee dar marcha atrás, aunque su objetivo sigue siendo convencer a Podemos.

El CIS confirma el retroceso de Iglesias

“Todavía hay tiempo, nosotros trabajamos para que se sume todo el mundo, para lograr un desborde popular que ilusione y pueda provocar un cambio político”, confirma Serra. La presión sobre Iglesias se ha intensificado tras el último barómetro del CIS, que detecta una tendencia a la baja en su partido desde hace meses. El líder de Equo, Juan López de Uralde, o el concejal madrileño y miembro de base de Podemos, Pablo Soto, son algunas de las voces autorizadas que insisten en reclamar la confluencia. Como también hace Manuel Monereo, exdirigente de IU que tanta influencia tuvo en el secretario general de la formación morada.

“Nosotros somos prudentes a la hora de valorar el estudio, de las encuestas a los hechos muchas veces hay gran diferencia”, comenta al respecto la portavoz, que sí incide en que “la suma de fuerzas de la izquierda multiplicaría el resultado electoral” por la aplicación de la Ley D’Hondt. Y para lograrla, el camino es trabajar.

 

#NoHayVacacionesAunque es verano y hace calor seguimos trabajando para crear una confluencia de todas! Porque si no…

Posted by Ahora en Común on Jueves, 6 de agosto de 2015

Ahora en Común organizará a finales de agosto o primeros de septiembre “una asamblea estatal” para escenificar su lanzamiento definitivo. Después de eso, abrirá el proceso de elaboración de un documento programático en el que podrá participar todo el que lo desee, en coherencia con el modus operandi que rige todos sus movimientos.

Eso sí, algunas propuestas estarán para entonces sobre la mesa, vehiculadas a través del citado grupo de Contenidos e Ideario, al que a su vez irán llegando sugerencias de los nodos territoriales que ya se han establecido por toda España. “No podemos permitirnos cerrar por vacaciones y por eso hemos diseñado la mesa estatal de coordinación, solo para este mes, que se reunirá al menos una vez a la semana”, añade Serra.

Un proceso abierto y participativo en septiembre

Sobre los ejes programáticos, asegura que aún está todo en fase muy embrionaria pero que se tomará como base “la Declaración Universal de Derechos Humanos”. A su juicio, muchos de los derechos ahí recogidos se han visto menoscabados en los años de crisis y urge recuperarlos: “Será eso lo que marque las líneas motrices con las que queremos lograr el cambio de paradigma“.

Serra pone el énfasis en que “Ahora en Común no elaborará el programa”, sino que “llamará a todas las fuerzas del cambio a participar, en un proceso democrático” que se iniciará “cuando sepamos bien los que somos y tengamos una consolidación plena”.

La decisión de ir a las generales aunque Podemos no se integre se tomará en asamblea a la vuelta del verano

¿Supone eso entrar ya en la dinámica electoral? “Es algo que se está debatiendo, si ir a las generales aunque Podemos no se integre, no hay aún una postura consensuada y los esfuerzos se centran en sumar a todo el mundo”. La decisión, concluye, la tomará la asamblea llegado el momento.

Por ahora son ya doce las regiones donde AeC tiene una estructura montada, a las que podría añadirse Galicia, donde no planean organizarse porque su labor “ya la realizan las mareas”. Con estos movimientos, a los que Iglesias sí quiere unirse, mantienen una comunicación fluida y un feedback frecuente. Todo ello con la esperanza de que, entre la presión externa e interna, el CIS y las elecciones catalanas -donde se examinará con lupa el resultado de Catalunya Sí Que Es Pot- hagan reflexionar a la cúpula de Podemos y formar una gran candidatura de unidad popular. 

Frente a esa actitud monolítica, que Iglesias ha legitimado con una consulta entre sus bases, AeC tiene claro que debe perseverar y no caer en disputas dialécticas con una fuerza que considera próxima. La razón esgrimida por la formación morada para no confluir es que no conviene crear un “frente de izquierdas”. La “sopa de siglas” -como normalmente se refieren al proceso- desnaturalizaría al partido, el instrumento que según su dirección mejor puede canalizar los deseos de cambio del electorado y el único capaz de ganar las elecciones a las formaciones tradicionales.