El supervisor abre expediente sancionador a Halcón Viajes y a Viajes Barceló por posibles conductas anticompetitivas al pactar el reparto del programa de turismo social del Gobierno. Ambas compañías, y también Marsans e Iberostar, ya fueron sancionadas en el año 2000 por este mismo motivo. Y la CNMC cree que la práctica ilícita podría haberse mantenido hasta ahora.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sigue teniendo en su punto de mira cómo se han repartido las grandes empresas turísticas del país el programa de viajes del Imserso durante dos décadas. El supervisor abre un nuevo expediente sancionador a Globalia y a Barceló para determinar si existen prácticas ilícitas en cómo han pactado repartirse el megacontrato durante dos décadas. Ambas compañías volvieron a adjudicarse la gestión de los viajes del Imserso para las dos próximas temporadas, en un contrato valorado en 1.200 millones de euros.

En el año 2000, el antiguo Tribunal de Defensa de la Competencia ya sancionó con sendas multas (de entre 720.000 y 1,2 millones de euros) a Globalia, Barceló, Marsans y Viajes Iberia por presentar ofertas idénticas al concurso público de viajes del Imserso con el objetivo de explotarlo conjuntamente cualquiera que fuera el resultado de la licitación con la creación de Mundosocial, una agrupación integrada por los cuatro grandes grupos turísticos nacionales de la época.

La CNMC sospecha ahora que la conducta que llevó a imponer esas multas podría seguir produciéndose en la actualidad por Globalia y por Barceló (Marsans y Orizonia -dueña de Viajes Iberia- entraron en concurso en 2010 y 2013, respectivamente, y acabaron desapareciendo) y ha decidido abrir un nuevo expediente sancionador.

Una historia de 20 años

A los concursos para gestionar los viajes del Imserso en las temporadas 1995/96 y 1997/98 se presentaron únicamente Halcón Viajes (Globalia), Viajes Barceló, Viajes Marsans y Viajes Iberia y se acabaron repartiendo la gestión. Y a partir de 1998/99 las cuatro agencias formaron una unión temporal de empresas (UTE), ligada y asociada a Mundosocial, que resultó ser desde entonces la única licitadora a todos los concursos públicos, salvo en tres ocasiones. Tras la implosión de Marsans y de Orizonia, Globalia y Barceló se quedaron como únicas integrantes de esa UTE para pujar por el programa de viajes. Y siguen siendo las únicas adjudicatarias de todos los concursos convocados desde entonces.

“La CNMC ha detectado en su labor de vigilancia que la conducta sancionada y los efectos anticompetitivos derivados de la misma podrían seguir produciéndose“, apunta el supervisor en un comunicado. “La CNMC ha constatado cómo las empresas sustituyeron el pacto previo de presentar todas la misma oferta al concurso público y acordar su ejecución conjunta, cualquiera que fuera su resultado, por la creación innecesaria de una UTE, que es la única que se presenta regularmente al concurso. De este modo, los efectos anticompetitivos de esta conducta podrían haberse prolongado durante 20 años“, sentencia. Y es por ello por lo que el supervisor decide abrir un nuevo procedimiento sancionador para investigar si las compañías siguen repartiéndose ilícitamente el contrato y determinar si se impone una nueva sanción.

“Estamos sorprendidos, porque no ha habido comunicación previa y, por tanto, no hemos podido argumentar sobre la posición de la CNMC”, explican a SABEMOS fuentes de Globalia. El grupo presidido por Juan José Hidalgo (y que integra también compañías como Air Europa o Travelplán) dice estar analizando el texto, pero apuntan ya “de entrada nos llama la atención que consideren que la UTE Halcón-Barceló daña la competencia cuando en el reciente concurso del Imserso se han presentado otras UTEs (Iberia-Alsa-Gowaii-IAG7) sin ir más lejos.”

Globalia y Barceló, de nuevo adjudicatarios

Tras el último concurso, resuelto formalmente el pasado julio, Globalia y Barceló seguirán gestionando los viajes de turismo social que promueve el Gobierno durante los dos próximos años, con opción a otros dos más. La Dirección General del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), dependiente del Ministerio de Sanidad, adjudicó formalmente a Mundosenior, la UTE controlada a partes iguales por ambos grupos, la gestión del prorama de viajes, como adelantó en primicia SABEMOS el pasado 24 de junio. Mundosenior, que lleva gestionando el programa durante dos décadas, se adjudicaba así un megacontrato valorado en 1.200 millones de euros.

Globalia y Barceló se imponían así en en el concurso a Mundiplan (la UTE que integran Iberia, Alsa, Gowaii e IAG7) y también a Logitravel. Mundiplán pretende abrir una batalla legal contra la decisión y ya ha anunciado que recurrirá la resolución del concurso, al entender que no se ajusta a los criterios objetivos contemplados en los pliegos y porque considera que su oferta es mejor. El Imserso explicó que la adjudicación a Mundosenior se debe a que su oferta se trata de “la más ventajosa económicamente”. Sin embargo, Mundiplan presentó con mucho la mejor oferta económica y parecía el mejor colocado para hacerse con la gestión del programa. La UTE de Iberia y Gowaii propuso una rebaja del precio del 4,08%, frente a un descuento del 2,67% por parte de Mundosenior y del 1,79% de Logitravel.

El Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) licitaba la gestión de los viajes de los pensionistas para los dos próximos años. El presupuesto del contrato por temporada es de 331 millones: 69,5 millones los aporta el propio Imserso a modo de subvención pública y 261,5 millones los aportarán los propios pensionistas que realicen los viajes (que están subvencionados para abaratar el precio final, pero no son gratuitos). El contrato es por las dos próximas temporadas, así que el presupuesto previsto en el contrato se eleva hasta los 662 millones de euros. Existe la posibilidad de prorrogar la adjudicación por otros dos años más (hasta un total de cuatro temporadas), por lo que, según la documentación del Imserso, el valor estimado del contrato es de 1.204 millones.

 

es).