La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha hecho público un informe en el que recomienda no prohibir la propiedad de los derechos económicos de futbolistas por parte de terceros (Third-Party Ownership o TPO), una práctica por la que fondos de inversión se hacen con los derechos económicos de jugadores profesionales para recibir comisiones de sus fichajes y traspasos.

La autoridad considera que impedir las prácticas de TPO vulnera principios constitucionales como la libertad de empresa, así como fundamentos legales comunitarios como la libre circulación de capitales y trabajadores en la Unión Europea.

En su informe, la CNMC aboga por adoptar otras medidas en el caso de que las federaciones quieran acabar con los riesgos de manipulación de las competiciones deportivas; entre las alternativas propone establecer obligaciones de mayor transparencia o un régimen disciplinario más adecuado y ajustado.

Además, explica que prohibir el TPO supondría un perjuicio para los clubes, especialmente para los más pequeños, que acuden a esta práctica debido a sus restricciones presupuestarias.

En última instancia, añade, estas actividades pueden “truncar” el desarrollo profesional y personal de los futbolistas, que hasta ahora se acogían a la modalidad TPO de manera voluntaria.

De esta forma, la CNMC se opone a la modificación de los reglamentos de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que había traspuesto la prohibición establecida por la FIFA contra el TPO.